Escucha esta nota aquí

Después de los efectos de la pandemia por el coronavirus, las autoridades económicas del Gobierno revisaron el Programa Financiero 2020 y modificaron el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) previendo una contracción de -6,2%, una inflación en torno a 1,7% y un déficit de hasta 12,1% hasta fin de año, afectado por la crisis económica que golpea al mundo.

“Estos datos modificados se justifican en la caída de ingresos y el incremento de gastos emergentes de esta crisis sanitaria. El financiamiento interno neto no es muy diferente al de gestiones anteriores y es mesurado en el contexto actual. La disminución de las Reservas Internacionales Netas (RIN) estaría entre las más bajas de los últimos años ($us -1.399 millones), habiendo mantenido hasta el momento un comportamiento destacado”, señaló el Banco Central de Bolivia (BCB).

Las nuevas perspectivas se determinaron con la suscripción del Programa Financiero Revisado 2020, donde intervinieron el ministro de Economía, Óscar Ortiz, el ministro de Planificación del Desarrollo, Branko Marinkovic y el presidente en ejercicio del BCB, Luis Armando Pinell.

Perspectivas antes de la pandemia

El pasado 6 de feberero, el Gobierno había suscrito el Programa Financiero 2020, con el fin de mantener la estabilidad macroeconómica, dinamizar el mercado interno, fomentar la inversión y apoyar el desarrollo de las actividades productivas. 

En ese sentido, el Gobierno proyectaba una tasa de crecimiento de 3,5% y una inflación de 3,4%.

Estabilidad

Según el ministro de Economía, esta proyección del Programa Financiero Revisado 2020, está entre las más bajas en toda Latinoamérica y que garantiza una estabilidad en el país.

“Este programa garantiza la estabilidad económica nacional y sienta las bases para reactivar la actividad productiva en el país y así preservar los empleos de los bolivianos. Es una respuesta coordinada de autoridades fiscales monetarias y de planificación a la crisis más grave que haya enfrentado el país en las últimas ocho décadas. Es una política concertada decidida, responsable y consistente frente a las limitaciones que no impone la Asamblea Legislativa, para acceder a los recursos externos que se han conseguido tanto por créditos internacionales como los que podríamos haber logrado mediante la emisión de bonos el exterior”, señaló la autoridad.

Explicación

Las revisiones realizadas, del programa inicial que había sido suscrito el 6 de febrero de 2020, están explicadas en la caída de ingresos y el incremento de gastos emergentes de la pandemia Covid-19 que, junto a los enormes costos en vidas humanas, ha implicado la mayor crisis económica global de la historia conocida, según Pinell.

Las autoridades coincidieron en que, la caída del ingreso nacional y las restricciones al financiamiento externo han demandado que el BCB sea la principal fuente de recursos del sector público y del sistema financiero, sin descuidar el objetivo de preservar la estabilidad de precios y el poder adquisitivo de la moneda nacional.

Políticas del BCB

Pinell manifestó que, la política monetaria, en tanto no afecte al objetivo constitucional de este ente emisor, profundizará su orientación expansiva, realizando nuevos impulsos e innovaciones.

En cuanto a la política cambiaria, dijo que continuará con el objetivo de anclar las expectativas, manteniendo la estabilidad del tipo de cambio.

“Estas políticas, junto con las políticas fiscal y de inversión pública, estarán dirigidas prioritariamente a la atención y preservación de la salud y la vida de la población boliviana, fomentando al mismo tiempo acciones para la recuperación de la actividad económica y del empleo”, explicó el presidente del BCB.

Recursos externos

Además, la entidad aseguró que, en el ámbito de su competencia, continuará empeñada en preservar la liquidez del sistema financiero y desarrollo del mercado de valores como canales idóneos para la economía, apoyando también al sector público no financiero.

No obstante, “se reitera que es importante que se facilite el ingreso de recursos externos que la comunidad internacional está ofreciendo a todos los países, consciente de las enormes necesidades económicas y sociales que ha implicado el escenario actual”, determinó el BCB.