Escucha esta nota aquí

"Hacer un puente que acabe a la mitad del río, solo en Bolivia se puede ver", comentó en plena conferencia el ministro de Obras Públicas, Iván Arias, al referirse al puente en Minero (norte de Santa Cruz) y comprometió ayuda para que se concluya esta obra iniciada en la gestión de Evo Morales.

La construcción presentó problemas hace dos meses debido a las intensas lluvias. Erosionó el terraplén construido con arena del río y al hundirse el piso, dejó al descubierto el estribo del puente. 

Ante esta situación, el ministro sostuvo que buscará fondos para darle una solución definitiva. "Vamos hacer una plataforma con recursos de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) y con recursos que se están buscando, pero hay que darle una solución definitiva. Habrá que buscar recursos de la contraparte nacional o internacional, pero ahorita no podemos esperar a buscar todo el financiamiento porque es tiempo de zafra y los productores están siendo perjudicados. El río se va llevando la rampla que han hecho y tenemos que encontrar una solución para estabilizarla", sostuvo Arias. 

Para el ministro lo llamativo de este proyecto es que en consultas que hicieron al Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí (Searpi), se puso en evidencia que a los responsables del proyecto se les había dicho que el puente tenía que ser de 500 metros (mínimo), pero ellos firmaron el contrato por un puente de 310 metros.

El contrato de construcción de la obra tiene un costo de Bs 46.499.607. Fue firmado a fines de 2016 por funcionarios de la ABC, que continúan trabajando en esta institución estatal. Ante esa situación dijo: "nos vamos a adherir a un proceso penal porque no puede ser que funcionarios que hayan causado un daño al Estado sigan trabajando. Hacer un puente que acabe a la mitad del río, solo en Bolivia se puede ver", acotó. 

Antecedentes

El problema del puente afecta a cientos de productores de la provincia Obispo Santisteban, a la que pertenece el municipio de Minero.  

Hace dos meses, la alarma la dio el Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí (Searpi), cuyo ejecutivo, Luis Ernesto Aguilera, mostró cartas que meses atrás habían sido enviadas al Ministerio de Obras Públicas, que estaba al mando de Óscar Coca; al de Gobierno, que estaba comandado por Carlos Romero; a la ABC, a cargo de Vladimir Sánchez, a la Alcaldía de Minero y a la empresa boliviana encargada de ejecutar el proyecto, Volcán-Serprec. 

“Desde 2014, cuando la firma se iba a ejecutar el puente, nos mandaron una nota pidiendo la opinión técnica como Searpi; les advertimos que, por lo menos, el puente debía ser de 360 metros, pero no nos escucharon”, dijo Aguilera.