Escucha esta nota aquí

Tras una larga reunión ente el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, y los diversos sectores que aglutinan al transporte, se pone fin a las medidas depresión que asumieron desde hace dos días. El acuerdo alcanzado sobre el diferimento de créditos fue suscrito por parte de los representantes del transporte libre, cooperativizado y el transporte pesado.

Por el momento, falta el visto bueno de la Confederación de Choferes de Bolivia, a la cabeza del dirigente Ismael Fernández. El secretario ejecutivo de los choferes pidió un cuarto intermedio alegando que debía consultar las medidas a cordadas con sus bases. Fernández abandonó la reunión sin confirmar la suspensión de las medidas de presión.

"Hemos optado por una salida racional y negociada" anunciaba el representante de Fedectrans. El acuerdo implica el diferiemiento por seis meses del pago de créditos, tanto del capital como de los intereses, que será reprogramado con las entidades bancarias. El trámite para ingresar en el diferimiento se validará con una adenda a sola firma del interesado, sin mayor documentación de respaldo, explica el acta suscrita con el Ministerio de Economía.

Entre los acuerdos asumidos se resalta que las entidades financieras no podrán modificar la tasa de interés suscrita al inicio del préstamo, ni solicitar nuevas garantías.

Respecto a los créditos que solicitaron un periodo de gracia, podrán ser refinanciados. En este caso, las entidades financieras no podrán utilizar le monto refinanciado para cancelar el capital adeudado en el prestamo original. Tambpo pueden exigir el pago de intereses previos como requisito para viabilizar el nuevo refinanciamiento. Eso sí, los intereses generados del periodo de gracia serán prorrateados en las siguientes cuotas.


Comentarios