Escucha esta nota aquí

Gremialistas y transportistas, reunidos en el Magisterio Urbano en Cochabamba, definieron que no habrá diálogo con el Gobierno sin la abrogación de la Ley 1386 de la Estrategia de lucha contra la legitimación de ganancias ilícitas. 

"¡Abrogación, sin negociación!" Fue la principal conclusión del ampliado nacional de emergencia que analizó la convocatoria al diálogo para resolver el conflicto nacional que se instaló para rechazar esta  norma.

El secretario ejecutivo de los Gremiales de Bolivia, Francisco Figueroa, leyó las conclusiones del ampliado tras dos horas de intenso debate que incorporó la valoración de los transportistas y de dirigentes del Magisterio. 

"Estamos resolviendo que el Gobierno anule la Ley y hemos resuelto continuar con el paro movilizado que es indefinido", afirmó Figueroa. 

"Mientras unos compañeros están en el paro, otros tienen que estar bloqueando y otros marchando",  remarcó el dirigente tras rechazar "la estrategia" del Gobierno para "dividir el movimiento".

Figueroa denunció que militantes del MAS "están siendo trasladados del Chapare a Cochabamba", precisamente, el día en el que el Gobierno los convocó a dialogar y señaló que eso no fue aceptado por las bases. 

La otra resolución tiene que ver con la liberación de los detenidos en los primeros cinco días del conflicto en Santa Cruz y Cochabamba. 

El dirigente de la Cámara de Transporte Pesado, Alfredo Borja, afirmó que la convocatoria al diálogo que hizo el Gobierno no fue formalizada con su sector y señaló que "la fase de socialización ya concluyó".

 Con miras a desactivar las protestas y el paro multisectorial, los ministros de Obras Públicas, Edgar Montaño; de Defensa, Edmundo Novillo; y de Economía, Marcelo Montenegro, se desplazaron a Cochabamba. 

Los tres ministros se reunieron con las cooperativas de transportistas
 y lograron un acuerdo. Prevén reunirse este sábado en Cochabamba con los gremiales, el sector más numeroso entre los movilizados, pero solo confirmaron su asistencia los dirigentes afines al MAS. 

En La Paz, los dirigentes del transporte urbano que habían aceptado participar de la “socialización” de la ley, terminaron rechazando esta norma al término de una reunión con el ministro Montaño que se desarrolló el jueves.

“Esta norma va en contra del sector del transporte y vamos a ver qué acciones vamos a tomar”, declaró Edsón Valdez, ejecutivo de la Federación Departamental de Choferes Primero de Mayo de La Paz, quien lamentó que en la reunión del jueves solo fueron atendidos “por un abogado sin poder de decisión”. 

"Queremos modificar los artículos 2 y 7 de esa ley", señaló tras un ampliado realizado este viernes. 







Comentarios