Chávez solicitó revelar la fuente que filtró el informe de la CIDH. Comunicadores consideran que es un intento de desviar la atención sobre el fondo del asunto

28 de septiembre de 2022, 14:20 PM
28 de septiembre de 2022, 14:20 PM

Gremios de periodistas de La Paz y Santa Cruz rechazan el pedido del procurador, Wilfredo Chávez, que este miércoles solicitó levantar el secreto de fuente para conocer quién filtró el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que advierte ejecuciones extrajudiciales y tortura en el operativo en el Hotel Las Américas, en 2009, que fue ordenado por Evo Morales.

Raúl Peñaranda, presidente de la Asociación de Periodistas de La Paz (Aplp), sostuvo que la solicitud de la autoridad es una intención de desviar la atención del fondo del asunto, que es la responsabilidad del Estado sobre las vulneraciones de derechos humanos dentro del denominado “caso terrorismo”.

“Rechazamos este pedido vehementemente, el secreto de fuente es un derecho de los periodistas, está en la ley, es inviolable, rechazamos este pedido fuera de lugar. Otros instrumentos internacionales, de los que Bolivia es suscriptor, piden respetar el derecho de fuente, también hacemos una protesta ante este intento desesperado de esa autoridad”, dijo en contacto telefónico con EL DEBER

Tal como sucedió ayer (martes), Chávez negó que él o algún funcionario de la Procuraduría hubieran pasado el documento a algún reportero. “En algún rato vamos a saber qué ha pasado, y bueno, sabremos, que asuma su responsabilidad también política, porque los ataques han ido dirigidos al expresidente Evo Morales, cuando en realidad esto no tenía que conocerse de esa manera, han politizado el tema en extremo y veremos cómo se puede reparar el asunto”, afirmó el procurador.

De forma similar, Roberto Méndez, presidente de la Asociación de Periodistas de Santa Cruz, recordó que en el país sigue vigente la Ley de Imprenta, que otorga a los periodistas un fuero que impide revelar las fuentes de información. Instó a que Chávez, en lugar de pedir conocer quién proporcionó los datos, se dedique a investigar el caso.

“El Gobierno se encuentra en una encrucijada, porque el informe dice o procesa a esta persona, involucrada en las ejecuciones extrajudiciales, o nosotros abriremos un proceso en la Corte Penal. Al Gobierno el único camino que le queda, en lugar de buscar cinco pies al gato, sobre quién dio esa información, es cumplir esas recomendaciones, le cueste a quién le cueste”, acotó.

La madrugada del 16 de abril de 2009, un contingente de la Unidad Táctica de Resolución de Crisis, grupo de élite de la Policía, ingresó al hotel Las Américas en Santa Cruz, realizó detonaciones en el cuarto piso e irrumpió en sus habitaciones disparando sus armas de fuego.

 Como consecuencia Eduardo Rózsa Flores, Arpad Magyarosi y Michel Dwyer resultaron muertos; Elöd Tóásó y Mario Tadic fueron detenidos.