Escucha esta nota aquí

Dirigentes de la comunidad indígena guaraní Caraparicito (Santa Cruz), desmienten la nota que publicó la operadora Total Bolivie E&P, en el que afirman que el incendio en la zona hubiera sido controlado. Por el contrario, advirtieron que el fuego estaría extendiéndose hacia otras comunidades.

Mediante un comunicado de prensa, la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) informó el miércoles, que la brigada contra incendios de la empresa operadora del Campo Aquío-Incahuasi, Total Bolivie E&P, logró sofocar un foco de incendio forestal cercano a la planta procesadora de gas Incahuasi, en el departamento de Santa Cruz.

No obstante, Marino Bellota, segundo capitán de la comunidad de Caparaparicito, dijo que el control del incendio se redujo a las áreas de la planta y sus alrededores y no así para las comunidades indígenas guaraníes.

“En este momento, tenemos un punto crítico en la comunidad de Kuruyuki en la capitanía de Iupaguasu y el fuego se está extendiendo al sur, hacia las comunidades de Ibiyeca y Tacete”, alertó el dirigente indígena, quién manifestó su indignación porque el comunicado oficial entorpece el apoyo que podrían recibir de Defensa Civil.

“En este momento no tenemos agua y necesitamos toda la ayuda que podamos recibir para las ollas comunes que hemos implementado”, dijo Bellota, quien informó que 25 comunarios y 10 bomberos voluntarios continúan combatiendo los incendios ante la falta de la implementación de un plan de contingencia de la operadora Total.

El comunicado firmado por el primer capital de la comunidad de Caraparicito, Simón Olmos y otros dirigentes, especifica que el incendio pone en peligro el pozo Incahuasi I y el pozo Aquio 1000-1 que alimenta la planta de gas del campo Incahuasi.