Escucha esta nota aquí

Este sábado por la noche, un juez de la localidad de Guayaramerín dispuso la detención preventiva para dos de las tres enfermeras acusadas de hurtar 500 vacunas contra el coronavirus, según el reporte del Diario Digital de Guayaramerín.

Las mujeres permanecerán por el lapso de 60 días en la carceleta de esta localidad. Fueron imputadas por los delitos de hurto y atentado a la salud pública. La audiencia cautelar se instaló en las oficinas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen del municipio beniano.

Según el reporte del Diario Digital Riberalteño, la tercera acusada fue apartada del proceso porque el Ministerio Público consideró que no tuvo participación en el hecho.

El jueves, tras el hurto de las vacunas, dos personas encapuchadas las devolvieron en el centro de salud Los Almendros de Guayaramerín de donde fueron sustraídas.

Las cajas estaban selladas, pero debido a que no fueron conservadas en las temperaturas exigidas por los fabricantes, quedaron inservibles para su uso.

Por esta razón, el coordinador de la Red de Salud 08 de Guayaramerín (Beni), Maicol Borches, informó que, tras la recuperación de las 500 vacunas contra el Covid-19, se decidió no utilizarlas para inmunizar a la población porque se desconoce si se mantuvo o no la cadena de frío.

La región amazónica sufre un nuevo brote de coronavirus, por eso el Gobierno decidió enviar más dosis de vacunas. 

En días pasados, las autoridades sanitarias de Beni advirtieron la posible llegada de la variante brasileña del virus, que es más agresiva que el virus original.

Comentarios