Escucha esta nota aquí

A 86 años de la Guerra del Chaco con Paraguay, los excombatientes murieron en el olvido por el Estado y sin compensar su sacrificio de vida por defender el territorio boliviano, según coincidieron un sociólogo y un escritor oriundos del Chaco tarijeño.

Este lunes 14 de junio se conmemora el Cese de Hostilidades de ambos países que protagonizaron una contienda bélica entre 1932 y 1935.

El sociólogo Hugo Carvajal dijo que la riqueza del gas natural y la lucha heroica de los beneméritos de la contienda bélica no fue correspondida por falta de un manejo adecuado y eficiente en los últimos 16 años.

A su criterio, se derrocharon ingresos extraordinarios debido al uso ineficiente y corrupto.

El escritor y poeta chaqueño, René Aguilera, afirmó que la riqueza del subsuelo que se defendió jamás fue explotada para compensar dignamente a los excombatientes ni para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

"Aquellos soldados que sirvieron a la patria se extinguieron en la miseria, muchos llegaron a los umbrales de la mendicidad y vivieron con la esperanza que un día el Estado llegaría hasta ellos. Finalmente murieron vistiendo el uniforme de lealtad a su país", expresó.

En la actualidad no quedan excombatientes en el Chaco tarijeño después del deceso de Benigno Garrado Peñaranda en febrero de este año y que era el último que quedaba.

Carvajal sugiere que la mejor manera de honrar a los compatriotas que sacrificaron sus vidas es reorientando a la deteriorada industria de los hidrocarburos.

El sociólogo es hijo del benemérito Hugo Carvajal Fernández, quien murió a los 83 años en 1997.

Aguilera reafirmó que cada 14 de junio se conmemora el abrazo de los beligerantes en medio siempre del olvido de la vida de cada uno de los excombatientes.

"Los jóvenes de aquella época cargados de patriotismo e ilusionados con defender su patria y su bandera, reclamaron su incorporación a las filas del Ejército y en este acto sublime se amalgamaron clases sociales, religiones y regiones del país para que en el campo de batalla sean tatuados por la metralla en cuerpo y alma", enfatizó el escritor.

Comentarios