Escucha esta nota aquí

El personal del Hospital Japonés sigue con dudas al enfrentarse a un paciente con coronavirus, pese a que oficialmente ya es un hospital de referencia para esta epidemia y que la nueva administración liberó dos salas de emergencia para ocuparse de estos casos.

La cuarta víctima de Covid-19 falleció en la terapia intensiva de este nosocomio alrededor de las 7:15 de hoy. Según el personal, estuvo al menos tres horas intubada sin que nadie se atreviera a desconectarla y preparar el cuerpo con la doble bolsa hermética para entregárselo a los familiares para su entierro.

La paciente fallecida tenía 67 años y fue internada en emergencia el 25 de marzo. Estuvo un par de días en emergencia hasta que se descompensó y fue derivada a la unidad de cuidados intensivos, como un posible caso de gripe A o de hantavirus. En terapia se confirmó que era uno de los casos de coronavirus por contacto con un caso importado. La paciente tenía un diagnóstico poco favorable desde el principio, ya que padecía de hipertensión, chagas, diabetes y obesidad.

Su caso generó zozobra en el hospital, ya que los médicos, enfermeras y residentes la atendieron sin usar los trajes de seguridad categoría cuatro. Ahora, según información del Servicio Departamental de Salud (Sedes), alrededor de 20 profesionales del Japonés están en observación por si presentan síntomas de coronavirus.

Hasta antes de que la pandemia global azotara Santa Cruz de la Sierra, el Japonés era la joya de la corona de la Gobernación. Era considerado un hospital modelo, en el que se practicaban trasplantes de hígado y se estaban equipando para dar el siguiente paso, que eran los trasplantes de corazón. Sin embargo, tras el primer caso de coronavirus, hubo desconcierto entre los profesionales, lo que provocó la renuncia de su director Víctor Hugo Zambrana y casi un 'motín' de médicos y enfermeras que exigían equipos de seguridad para enfrentarse al mal. 

Según Carlos Hurtado, epidemiólogo del Sedes, se está haciendo seguimiento a los médicos, enfermeras y residentes y se les hará la prueba para el coronavirus si presentan algún síntoma.

“Los tenemos identificados a todos y ante cualquier signo o síntoma se les tomará la muestra como dice la norma”, dijo.

Explicó que el sábado hubo una reunión con las autoridades y que, desde el Sedes, fueron enfáticos al explicarles que se les tomará muestras a todos y cada uno de los que tuvieron contacto con la paciente.

Muchos de estos 20 profesionales que tuvieron contacto directo con la ahora fallecida están en aislamiento voluntario en sus casas, para evitar contagiar a sus familiares.

Sobre el tratamiento del cuerpo de la fallecida, Hurtado explicó que el personal de esta entidad ya se había trasladado al hospital para realizar el levantamiento del cadáver y entregarlo a los familiares, pero que el protocolo indica que es el personal del hospital el que debe encargarse de preparar el cadáver en doble bolsa para su traslado. “Dicen que todos estamos capacitados, pero no es así”, aseguró una enfermera.