Escucha esta nota aquí

Pese a que el pedido de una ley definitiva y de fecha inamovible para las elecciones se cumplió con la promulgación de la Ley 1297, los sectores movilizados desconocieron esa norma y anunciaron que no levantarán el bloqueo de caminos. Esta mañana llegó el grueso de los campesinos de las provincias paceñas, junto con los maestros rurales e instalaron su 'cuartel general' en la ciudad de El Alto y anunciaron que pueden cercar la sede de Gobierno.


El 23 de julio la sala plena del Tribunal Supremo Electoral (TSE) hizo conocer su decisión de postergar las elecciones hasta el 18 de octubre, esa resolución desató el conflicto que ya lleva 20 días, 11 de ellos con las vías bloqueadas. Hoy, la presidenta Jeanine Áñez promulgó la Ley de Convocatoria a Elecciones y pone como plazo la misma fecha que propuso hace 20 días el TSE.


En el mitín que se realizó esta mañana, los campesinos y los maestros rurales ratificaron que sus medidas estaban contra otras acciones del Gobierno y que la fecha de elecciones no era su principal demanda. Los campesinos piden la atención del gobierno en el área rural ya que dijeron que no llegan insumos y menos atención médica para combatir la pandemia.


“A Achacachi ¿qué ha llegado? No hay atención en el hospital, no hay medicinas, no hay autoridad que haga nada, el cementerio ya ha colapsado, entonces, ¿dónde está el Estado? Los hermanos pelean contra el Covid-19 como nos enseñaron los abuelos, con plantas medicinales; del Estado no tenemos nada”, relató Esteban Surco que se identificó como comunario de ese pueblo.


Los campesinos de Achacachi designaron al líder campesino, Felipe Quispe Huanca y este adelantó que ellos no son militantes del MAS y por tanto no levantarán las medidas porque su principal demanda es la renuncia de la presidenta, Jeanine Áñez.


La solución en manos del TSE


Después de sancionar la ley en el Parlamento y promulgar en palacio de Gobierno, los dos frentes dejaron en manos del TSE la resolución del conflicto porque consideran que se cumplió con el papel que les tocó desempeñar.


La jefa de bancada del MAS, Betty Yañiquez, dijo que el pedido del Órgano Electoral era una ley que ratifique la fecha de elecciones que habían decidido los vocales y que producto de conversaciones entre la Asamblea y el TSE se logró esta Ley,  que fue sancionada.


El diputado Amilcar Barral (UD) aseguró que el pedido de los bloqueadores era una ley que garantice las elecciones y que nunca se puso en discusión otro pliego como ahora afirman los dirigentes. “El centro de la discusión era la fecha, ya la tienen, qué más quieren”, cuestionó.


Los legisladores creen que con esa ley el TSE ya puede convocar a la dirigencia de los bloqueadores, aunque ven que los actuales dirigentes tienen muy poca capacidad de decisión y por eso desconocieron la ley esta tarde.


Diálogo


Mientras, los garantes internacionales del diálogo que concurrieron a todas las etapas de la negociación, expresaron su beneplácito por la promulgación de la ley y exteriorizaron su respaldo al TSE que realizó todas las gestiones que se requerían.


“Resaltamos la  buena disposición por parte de la Asamblea Legislativa Plurinacional, el Órgano Ejecutivo, así como otros actores políticos y sociales que permitieron lograr este resultado que contribuye a la pacificación del país”, señala la nota firmada por la representación en Bolivia de la Organización de Naciones Unidas (ONU), la Unión Europea (UE) y la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB).


Expresaron también su decisión de seguir apoyando en los esfuerzos para seguir en el camino del diálogo


Pese a esto, las movilizaciones no fueron suspendidas, sino que se agravaron en la sede de Gobierno por las advertencias de los campesinos.