Escucha esta nota aquí

Fanor Amapo, exgobernador de Beni, es la primera exautoridad departamental en ir a la cárcel, acusado de delitos cometidos en su gestión. Pero no no es el único en ser procesado, las denuncias contra de los exediles se han generalizado.


Las actuales autoridades municipales de Santa Cruz, Cochabamba y La Paz ya anunciaron procesos contra sus antecesores por supuestos actos de corrupción y gastos excesivos en sus gestiones.


En todos los casos, el común denominador es el dinero que gastaron las exautoridades en una u otra actividad. Los actuales ediles revelaron que no existe dinero para encarar los problemas que tienen, principalmente, aquellos vinculados a la pandemia del coronavirus.


El burgomaestre de Santa Cruz, Jhonny Fernández, presentó una denuncia en contra de la exalcaldesa Angélica Sosa por la contratación de 530 personas que fueron contratadas de forma irregular. El daño identificado por las autoridades ediles alcanza a Bs 2,9 millones, según la denuncia presentada ante la Fiscalía. Son tres denunciados, Sosa y dos de sus excolaboradores, Sandra Velarde y Javier Cedeño que eran funcionarios de alto rango de la anterior gestión.


En Cochabamba, el secretario de Finanzas, Mauricio Muñoz, adelantó el martes que existen auditorías que se realizan a la gestión de los dos exalcaldes que ocuparon el cargo en estos seis años. Solo en una revisión de tres depósitos de medicamentos, encontraron un presunto daño de Bs 30 millones.


Las acusaciones se dirigen principalmente contra el exalcalde José María Leyes quien ya tiene una docena de procesos en los tribunales de Cochabamba. Pero también contra Iván Tellería quien habría autorizado compras tres días antes de dejar el cargo.


Este jueves el turno fue del alcalde de La Paz, Iván Arias, quien también ya anunció procesos contra su antecesor Luis Revilla por un “montón de anormalidades” que encontró en ese despacho y fustigó los gastos innecesarios.


“Es increíble, antes había el asesor, el asesor de los asesores y el coordinador de los asesores, no puede ser; había un funcionario que lleva la hoja, otro la firma, otro la trae de vuelta y otro la entrega. No puede haber, para entregar un papel, tantas manos”, dijo el alcalde Arias.


Mientras, el exgobernador Fanor Amapo, sigue detenido en el penal de Mocoví en Trinidad, acusado de conducta antieconómica, manejo inadecuado de recursos económicos para el Covid-19 e incumplimiento de deberes. Amapo se dedica ahora a trabajos de carpintería dentro ese penal.



Comentarios