Escucha esta nota aquí

Patricia Hermosa, directora del Servicio General de Identificación Personal (Segip), afirmó este martes que cuando asumió funciones en esa repartición la encontró “desmantelada” y lamentó que las cédulas que se emiten ahora sean de baja calidad, debido a los materiales que se adquirieron durante el Gobierno de Jeanine Áñez.

Explicó, por ejemplo, que se compraron 600.000 láminas de plástico a Bs 1,50, cinco centavos menos que antes, pero sin que cuenten con los hologramas de seguridad del escudo y las barras que evitan la falsificación de las cédulas de identidad.

“Es muy difícil emitir con este plástico, porque se pega, eso causa la demora en la emisión de cédulas de identidad. También hicieron otro contrato por la compra de papel, estamos revisando y hay muchos errores”, lamentó la exjefa de Gabinete de Evo Morales.

Recalcó que “la entidad ha sido prácticamente desmantelada, ha habido mucho descuido por el Gobierno de facto, los estándares de calidad en la emisión de cédulas han bajado”, anticipando que se rechazará un papel comprado por la anterior administración si no cumple con los estándares de calidad.

“Nosotros estamos en una línea de total transparencia, pido a los bolivianos que cuiden sus cédulas, porque el 80 por ciento son de reposición, de quienes extraviaron sus cédulas, deben valorar este documento que nos identifica”, acotó Hermosa en entrevista con Bolivia Tv.

Anticipó la realización de auditorías a los contratos firmados por las exautoridades del Segip y lamentó que se haya utilizado ese serivicio para realizar “persecución política”, a raíz de la lista de 592 personas cuyo prontuario se entregó sin que hubiera un requerimiento fiscal, hecho que es motivo de investigación.

La entrevista:


Comentarios