Escucha esta nota aquí

El Complejo Hospitalario de Miraflores de la ciudad de La Paz, está dejando de atender a los pacientes del Seguro Universal de Salud (SUS), por una deuda millonaria de parte del Estado, que asciende a más de Bs 60 millones desde hace seis meses. El sector se declaró en emergencia en abril, pero hasta ahora, no ha logrado que las autoridades cubran la deuda.

“Ya hemos llegado a una situación de desastre financiero-administrativo que influye grandemente nuestro trabajo y hace imposible la atención a los pacientes. A todo el complejo hospitalario, nos deben Bs 60 millones. Ya no tenemos cómo internar en sala o en terapia intensiva, ni hacer cirugías ni endoscopías porque no tenemos insumos”, alertó el director del Instituto de Gastroenterología Boliviano Japonés, Juan Guerra.

En el complejo, funcionan el hospital de La Mujer, el Hemocentro, el Instituto de Oftalmología, el Instituto del Tórax, Gastroenterología, el Instituto Nacional de Medicina Nuclear, hospital de Clínicas y el hospital del Niño.

Luego que se estableciera la gratuidad de las atenciones a los pacientes en hospitales públicos, con el SUS, las entidades hospitalarias dicen estar en estado crítico, ya que los recursos propios han bajado de un 60% a un 3%.

“El problema se agrandó cuando vino la pandemia. Pedimos recursos adicionales para atender a los enfermos, porque vino una avalancha de pacientes y colapsaron los hospitales. Pero no nos dieron ningún presupuesto adicional. Nos dijeron que utilicemos los recursos del Seguro Universal. Pero desde abril que no tenemos nada”, lamentó.

Los recursos del SUS son utilizados básicamente, para la alimentación del personal, de los pacientes internados, para pagar la limpieza, para pagar a los médicos que han atendido el Covid-19, para comprar medicamentos e insumos.

Guerra aseguró que, por las deudas atrasadas con las empresas proveedoras, ya no quieren seguir entregando los insumos que precisan.

Deudas

Según el jefe Administrativo de la Gobernación de La Paz, Héctor Aguilera, encargado de hacer seguimiento de la ejecución de los desembolsos del SUS, los hospitales ya no cuentan con recursos económicos para su administración.

La Gobernación detalló que la deuda al Instituto Nacional de Oftalmología, llega a Bs 2.860.729; al Instituto Nacional del Tórax, Bs 5.376.786; al hospital del Norte, Bs 11.766.843; al Instituto Boliviano de Medicina Nuclear, Bs 772.838; el hospital de Clínicas, Bs 17.254.681; el hospital de la Mujer, Bs 9.485.536; el hospital del Niño, Bs 9.280.759; el Instituto Gastroenterológico, Bs 3.765.854.

La entidad subnacional cuestionó además que, para cada desembolso trimestral, según la Resolución Ministerial 132/2019 de Ministerio de Salud, se exige informes auditados trimestrales, que "es un contrasentido, ya que las auditorías estatales son por año".

"Además, el Decreto Supremo 4009 restringe gastos de los hospitales y ya no pueden contratar personal, ni equiparse. Solo pueden comprar gasas, oxígeno, mercurio y otros insumos, lo que es irracional", dijo a El DEBER, el responsable de Comunicación de la Gobernación paceña, Édgar Ramos.

A través de una carta enviada a la Presidenta del Estado, Jeanine Áñez, se espera una reunión de alto nivel para encontrar una salida económica.