Escucha esta nota aquí

Hoy a las 08:00 debían abrirse más de 30.000 mesas en todo el país para recibir el sufragio de más de 7 millones de electores, que era la cantidad de ciudadanos habilitados para votar en octubre de 2019, pero la pandemia del coronavirus truncó por segunda vez en siete meses la elección de un gobierno constitucional de cinco años de gestión.


Ocho partidos debieron ir a las urnas, ocho binomios que reconocen que estos fallidos comicios serán parte de la historia del país. En siete meses el país intentó realizar dos elecciones, la primera en octubre de 2019, que fue anulada por un fraude electoral impulsado por el MAS; la segunda, la elección que debía realizarse hoy y quedó postergada.


EL DEBER consultó a los ocho frentes que están registrados para las elecciones generales sobre cómo ven este proceso y de qué manera afectó a sus campañas. Algunos respondieron las consultas y revivieron la época de las campañas y encuestas en las que estaba enfrascado el país a principios de año.


Las elecciones de octubre del año pasado fueron anuladas después de la descripción de los observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) que emitieron un informe que dejaba en evidencia que en Bolivia se había recurrido a un fraude electoral para favorecer al entonces presidente, Evo Morales.


Los candidatos


El MAS, que tenía el primer lugar, de acuerdo con las encuestas, afirmó que de no ser el problema del coronavirus las elecciones se habrían realizado sin ninguna novedad, salvo por las restricciones que se habían mencionado en febrero de este año.


El dirigente Abel Mamani, que es uno de los portavoces del MAS, dijo que ya había una convocatoria que debía cumplirse y que el actual presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, tiene experiencia en el manejo institucional. Recordó que fue parte de la extinta Corte Nacional Electoral (CNE) que posesionó a Evo Morales en la Presidencia y que podía haber repetido esa experiencia, pero esta vez con otro candidato del MAS.


Admitió que la campaña que realizaba el masismo en esta oportunidad difería de las que se realizaron anteriormente, con el despliegue de gran cantidad de recursos económicos y la presencia masiva de militantes. Evitó mencionar la obligatoriedad que tenían los funcionarios públicos para acudir a esas convocatorias.


Según las encuestas internas del MAS, ellos iban a ganar esta elección, así como lo reflejaban otros estudios similares realizados por las empresas. Mamani cree que ese escenario se repetirá, ahora con el añadido del deficiente manejo de la crisis de salud desde el Gobierno que tendrá que acarrear con esas consecuencias.


Triple empate


En la alianza Juntos, su candidato a vicepresidente, Samuel Doria Medina, cree que las encuestas de entonces demostraron que en una elección habría tres candidatos con las mismas posibilidades de triunfo, el MAS, Juntos y Comunidad Ciudadana (CC).


El compañero de fórmula de Jeanine Áñez justifica la suspensión de los comicios debido a la pandemia que afecta al país.


José Luis Bedregal, vocero del frente que postula a Áñez, afirmó que ellos llegarán a segunda vuelta electoral por el manejo de esta crisis de salud y que se reflejará en las elecciones, que no se sabe cuándo se realizarán.


Dijo que hubo suficiente información hacia la ciudadanía desde el TSE y que se reflejaría en estos comicios a los que calificó como irregulares porque nunca el país, y el mundo estuvo envuelta en semejante pandemia.


Aseguró que las autoridades electorales tendrán que tomar las medidas de salud que no se vieron nunca, porque para cuando se realicen las elecciones no habrá pasado esta emergencia y tendrán que aplicar las medidas de seguridad que se tenía en un principio y, posiblemente, una jornada electoral mucho más larga que la acostumbrada. Lo que llevará a un natural incremento del presupuesto del TSE para aplicar esas medidas de bioseguridad.


Atípicos


Comunidad Ciudadana (CC), que postula al expresidente Carlos Mesa y que figuraba como segundo en las encuestas de febrero, asegura que ese mismo camino discurrirá en las elecciones que no tienen fecha. En criterio del vocero de este partido, Ricardo Paz, el país comprendió que son los únicos que le pueden hacer frente al masismo.


Así estaba previsto antes de marzo y por ese camino íbamos, afirmó Paz con una nostalgia en la voz porque vio que en las dos elecciones Carlos Mesa se posicionó como el camino alternativo al viejo esquema, que les fue arrebatada en una elección anulada por fraude y que ahora se dirime en la justicia.


Estas elecciones, dijo, siempre fueron atípicas porque, primero, se anuló un proceso por las irregularidades que se conocen y, después, por una pandemia que nadie pensaba que iba a paralizar al mundo entero.


Sobre su presupuesto, dijo que es una campaña sostenida de más de un año que llevó a los partidos a enfrentar los gastos de una manera “imaginativa” en la que explotaron las redes sociales y que seguirá en esa misma tónica porque las condiciones después de julio serán muy similares a las de antes de marzo.


Sin suspensión


La dirigencia de Líder 21 cree que la opción de Jorge Tuto Quiroga como presidente era la mejor, aunque las encuestas no lo favorecían y no le daban muchas chances, en opinión personal de Carlos Palenque hijo, el calendario no debió suspenderse.


“Mi criterio es que no tenía por qué suspenderse nada. Cuando el poder electoral toma decisiones, lo menos que podemos hacer los políticos de renovación es respetarlo”, dijo cuando fue consultado sobre si se veía la suspensión de este proceso.


Al igual que CC, cree que el presupuesto para la campaña que se avecina será insuficiente, pero confía en que la solución será la imaginación.



 

Comentarios