Escucha esta nota aquí

La tarde de este viernes, la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) se pronunció sobre las últimas detenciones por el supuesto golpe de Estado en noviembre de 2019 y argumentó que no existió tal delito, debido a que Evo Morales renunció y Jeanine Áñez ocupó el cargo de presidenta transitoria de manera constitucional.

El monseñor Ricardo Centellas, presidente de la CEB, explicó que tras la renuncia de Morales se instaló una mesa de diálogo junto a la Unión Europea y la Embajada de España, en la Universidad Católica Boliviana, con el objetivo de pacificar el país mediante el diálogo y designar a un Gobierno en base a la línea de sucesión constitucional.

“En la reunión estuvieron presentes, además de los facilitadores, representantes de todos los partidos políticos con representación parlamentaria, los partidos electos en las elecciones de octubre de 2019, comités cívicos y el Conade”, detalló Centella.

Según la CEB, el 11 de noviembre a solicitud de la entonces senadora del Movimiento al Socialismo (MAS), Adriana Salvatierra, se habló solamente de la salida de Morales hacia México, por lo que los militares permitieron que el viaje aéreo se concrete de manera pacífica.

Centellas explicó que, ante el vacío de poder, el 12 de noviembre se buscó una salida constitucional para designar a un nuevo Gobierno y los representantes del MAS plantearon en primera instancia que los asambleístas se presenten como candidatos a presidentes.

“Poco a poco se fue abriendo camino la solución más constitucional, la elección en la Asamblea Plurinacional, de la segunda vicepresidenta del Senado, en base a la declaración constitucional del año 2001, 003/2001, que determina que no puede haber vacío de poder, sino que cuando sucede, como era el caso, la sucesión constitucional se realiza ipso facto e, incluso, ahorrados los formalismos”, recordó.

El informe de la CEB, reitera que la sucesión constitucional de la Senadora Jeanine Áñez se la determinó en un consenso unánime y que los representantes de los partidos, comunicaron esta posible solución a la Asamblea Plurinacional. Por esta razón, la Iglesia rechazó la declaración de la exministra Teresa Morales, quien indicó que “hubo sedición, conspiración y terrorismo” en las reuniones realizadas el 11 y 12 de noviembre de 2019.

"La bancada del MAS, no cumplió el acuerdo alcanzado en la reunión y no se presentaron a la sesión de la Asamblea Plurinacional, en la que fue posesionada la Senadora Jeanine Áñez como nueva presidente, en virtud de la sentencia constitucional 003/2001, ratificada además por el Tribunal Constitucional, por lo que su investidura fue plenamente ajustada a la constitución, en el marco de la sucesión constitucional"

Asimismo, en monseñor Centellas, dijo que calificar los hechos como “golpe de Estado es una fantasía que no corresponde con la realidad, por lo que afirmamos que las detenciones basadas en esta interpretación, son del todo injustas y los detenidos por esta razón lo son en virtud de una persecución política que no responde a la verdad de lo sucedido, por lo que seguimos pidiendo para ellos trato humanitario y libertad”.

Comentarios