Escucha esta nota aquí

La Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), se pronunció este martes por el aumento rápido de contagios de coronavirus en el país y pidió a la Asamblea Legislativa Plurinacional que pueda coordinar y confiar en Tribunal Supremo Electoral, para definir la fechas en que se llevarán a cabo las elecciones generales, sin que se ponga en riesgo la vida de los ciudadanos.

“La Asamblea Plurinacional debe actuar en coordinación y confianza con el TSE, para decidir de forma imparcial lo que conviene al interés general, teniendo en cuenta la dificultad de las actuales condiciones, porque si la fecha de celebración de las mismas es necesaria, mucho más es no poner en peligro la salud y la vida de los ciudadanos y garantizar elecciones limpias y transparentes. Es momento para la responsabilidad, la unidad y la oración”, señala el comunicado público “Primero la vida y la salud” de la CEB.

El documento fue leído la mañana de este martes, por monseñor Aurelio Pesoa, secretario general de la CEB, acompañado por el padre José Fuentes, secretario general adjunto de la institución católica.

La Asamblea, con mayoría del Movimiento al Socialismo (MAS) aprobó el pasado jueves, la ley que dispone convocar a elecciones en un plazo máximo de 90 días a partir de su promulgación. El presidente del TSE, Salvador Romero, dijo el el lunes, que la propuesta técnica de la entidad electoral era que se lleven adelante las elecciones entre el 28 de junio y el 27 de septiembre.

Violencia

Además, la CEB expresó que los obispos estaban preocupados por las actitudes de violencia que se han vivido en algunas zonas del país que, según la Iglesia, tienen como base el poner por encima de los intereses de todos, los de algunos grupos o partidos.

“Y también el aprovechamiento partidista de la enfermedad y el sufrimiento del pueblo, para la propia propaganda política”, lamentó.

Calificó de “irresponsables y reprochables” las actitudes de algunos ciudadanos que, desafiando las normas sanitarias, ponen en peligro imprudentemente la propia vida de o la de otros, propagando el contagio de la enfermedad. 

Apuntó de la misma forma, a las opiniones que menosprecian los riesgos que conllevan. “O aún peor, la de los que aprovechan para su propio interés y beneficio político”, expresa el comunicado.

Al mismo tiempo, la CEB demandó a todas las autoridades nacionales, departamentales y municipales priorizar la defensa de la salud y la vida, previendo y proveyendo lo necesario para atender a los enfermos y defender la vida de todos ante los diferentes escenarios que puedan presentarse.