Escucha esta nota aquí

Desde la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) contemplan con alta expectativa el anuncio de la investigación que realizarán expertos de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) a las muertes violentas en conflictos sociales en Senkata, Sacaba, Montero y otras partes de Bolivia que se dieron entre octubre y noviembre de 2019, en un contexto en el que se dio la salida del masismo del poder y se expusieron evidencias de fraude electoral.

“Hay familias que perdieron a sus seres queridos y buscan justicia y cierto nivel de resarcimiento económico o laboral, esta investigación debe coadyuvar para lograr que consigan lo que requieren, en base a un trabajo imparcial que estos expertos internacionales realicen”, manifestó el presidente de la CEB, el Monseñor Ricardo Centellas.

Para el sacerdote ninguna muerte debería pasar desapercibida y todo hecho de violencia debe ser investigado con rigurosidad, por lo que esperan que con la ayuda internacional se lleguen a esclarecer estos escenarios y que se obtenga una conclusión oportuna.

"Todos pedimos justicia, especialmente por los fallecidos de las últimas décadas", remarcó la autoridad religiosa en conferencia de prensa.

Por otro lado, David García, ejecutivo municipal de Demócratas, exigió que también se investigue similares eventos que se registraron en la localidad de Montero, durante los últimos días de gobierno del expresidente Evo Morales.

“Llama la atención que sólo mencionan los hechos en Senkata y Sacaba, aquí en Montero también hubo personas acusadas, heridos y dos activistas cívicos fallecidos, las familias todavía lloran sus muertos”, sostuvo García al indicar que se enviará una carta a la CIDH.

Después de la salida de Evo Morales también se registraron conflictos sociales que desencadenaron en muertes. Al menos así lo reflejan las denuncias de los familiares de las víctimas que murieron por falta de oxígeno en los hospitales mientras se llevaban adelante protestas por grupos afines al masismo en agosto de este año, quienes rechazaban el cambio de fecha de las elecciones generales.