Escucha esta nota aquí

Efectivos de la Policía Boliviana impidieron este miércoles que jóvenes cruceños puedan izar la bandera de la Flor de Patujú en uno de los mástiles en la plaza Murillo, de La Paz. El hecho se registró pasado el mediodía.

Imágenes que circulan en redes sociales muestran como un joven, con una gorra con la frase ‘resistencia Santa Cruz’, llega hasta el kilómetro cero de la sede de Gobierno para intentar colocar ese símbolo junto a los otros emblemas patrios.

Sin embargo, tras dar declaraciones a los medios de comunicación e ingresar al espacio en el que se encuentran los mástiles, uniformados se acercaron para evitar que el joven sujete el símbolo a las cuerdas. Incluso un oficial de los Colorados de Bolivia que custodia el Palacio Quemado se aproximó al lugar.

“Todos somos bolivianos, esta bandera representa a los pueblos del oriente, merecemos ser respetados, reconocidos, basta de etnocentrismo, basta de avasallamientos, no se puede reclamar respeto si no somos reconocidos todos”, afirmó el activista.

El hecho:


Tras varios minutos de tensión, un uniformado de los Colorados le explicó que la Casa Militar es la que otorga permisos sobre los emblemas que son izados en ese espacio, ante los gritos de transeúntes que insultaban al joven cruceño. Unos le gritaron "Fuera racista" y otros incluso lo llamaron "asesino".

“Nuestro Estado se basa en el respeto y en el reconocimiento, solo pedimos que se respete a todos los pueblos por igual, ninguna cultura debe sobreponerse. El capitán del Ejército se ha negado rotundamente a recibir nuestra bandera”, afirmó el hombre antes de retirarse.

El hecho tiene lugar en medio de la polémica por cómo se retiró la Wiphala de la plaza 24 de Septiembre, de Santa Cruz, en medio de los actos oficiales por su aniversario. Actualmente el Gobierno abrió un proceso judicial por supuesto racismo.

Comentarios