Escucha esta nota aquí

El ministro de Obras Públicas, Yerko Núñez, denunció que las personas que estaban al frente de la empresa estatal Boliviana de Aviación (BoA) ocultaron informes de auditorías internas, en los que se evidencia ineficiencia gerencial y pérdidas millonarias.

Núñez explicó que el informe había sido encargado en abril de 2019 por el exministro Óscar Coca; sin embargo, las irregularidades se mantuvieron en reserva y no fueron investigadas.

Según la autoridad, se detectó bajos cumplimientos en objetivos operaciones en las gestiones 2017 y 2018, la inexistencia de estructuras de costos operativos, compra de repuestos por emergencias, el incremento de gastos y la caída de utilidades, entre otras irregularidades.

De acuerdo con Núñez, BoA por la recaudación de Bs 1 gastaba Bs 2, aduciendo, sin dar cifras, que en la gestión 2017 y 2018 los costos de la empresa aérea estatal se incrementaron considerablemente.

Para la autoridad no es casual que las utilidades que BoA reportó en 2017, de aproximadamente Bs 24 millones, se hayan desplomado a Bs 4 millones en la gestión 2018.

También advirtió que en agosto de 2019 se destinó Bs 120 millones de las reservas internacionales a BoA para renovar su flota, pero el 35% fue destinado a la compra de repuestos.

El ministro añadió que, habiendo encontrado indicios de omisión, negligencia y posibles hechos de corrupción, se iniciará una auditoría operacional. 

Niegan masacre blanca en BoA

Juan Carlos Ossio, gerente de BoA, negó que exista una "masacre blanca" en la empresa estatal. Dijo que existen 1.800 funcionarios y que durante su administración solo cambió a dos gerentes que dependían directamente de él, uno fue destituido y el otro renunció.