Escucha esta nota aquí

Un informe de Amnistía Internacional, denominado “Para sanar la pandemia de la inmunidad”, establece que el expresidente Evo Morales incentivó a violaciones de derechos humanos durante crisis postelectoral en 2019.

“Amnistía Internacional señala que, en diferentes momentos de dicha crisis, altas autoridades del Gobierno, incluido el expresidente Morales y sectores afines a él, emitieron declaraciones que contenían llamados a ejercer acciones violentas y amenazas de cercar ciudades si los paros continuaban”, indica un comunicado del Ministerio de Justicia.

Los datos del organismo extranjero sostienen, además, que el exmandatario decía lo siguiente en contra de las personas que protestaban por el fraude electoral: “Más bien las ciudades dejen de perjudicar con paros (…) si quieren paro no hay problema, los vamos a acompañar con cerco a las ciudades para hacernos respetar a ver si aguantan”.

Asimismo, da a conocer su condena ante las amenazas, ataques y hostigamiento contra defensores de los derechos humanos como Waldo Albarracín, y contra periodistas como Casimira Lema y Ximena Galarza; los dos primeros sufrieron ataques a sus domicilios.

El informe también solicita que se realicen las investigaciones sobre los hechos ocurridos en Sacaba y Senkata, durante noviembre del año pasado, donde más de 20 personas perdieron la vida producto de impactos de armas de fuego en medio de las protestas.

Finalmente, el documento insta a que se indaguen las presuntas vulneraciones a la libertad de expresión en el contexto de la pandemia del coronavirus y realiza una serie de recomendaciones en materia de derechos humanos que están dirigidas a los candidatos presidenciales de las próximas elecciones.