Escucha esta nota aquí

Un informe de la investigación que lleva adelante la Fiscalía por incumplimiento de la orden de extradición a Brasil del acusado de narcotráfico Jesús Einar Lima Lobo, revela las versiones contrapuestas de exjefes policiales y el papel de la justicia en el desenlace del caso. 

La investigación remite al proceso de extradición del supuesto narcotraficante a finales de 2019. La justicia ordenó la excarcelación y extradición de Lima Lobo a Brasil en cumplimiento al Auto Supremo 187/2019 de fecha 27 de noviembre de 2019.

La suspensión de la extradición provocó un cruce de acusaciones entre altos mandos policiales, según se desprende de un informe al que ha tenido acceso la red Erbol. 

En dicho informe, el exdirector de Interpol, coronel Jorge Campos, declaró que el excomandante de la Policía, Rodolfo Montero, le había prohibido ejecutar el mandamiento, incluso bajo advertencia de su destitución. 

“El Comandante General (de la Policía) Rodolfo Montero me prohibió ejecutar el mandamiento de excarcelación, llegando inclusive a decirme que me destituiría del cargo si seguía persistiendo con la ejecución del mencionado mandamiento”, señala parte de la declaración del exdirector de Interpol, citado en el documento.

El coronel Campos agregó que Montero también le manifestó en dos oportunidades que “no había la orden expresa del ministro de Gobierno, Arturo Murillo, para dar cumplimiento al mandamiento de extradición de Lima Lobo, sin fundamento legal”.

El documento también recoge la justificación del excomandante de la Policía, general Rodolfo Montero quien negó la versión del exdirector de Interpol y señaló que éste debía hacer cumplir las leyes.

“Campos era el director nacional de Interpol, por cuanto él tendría que hacer cumplir las leyes del Estado Plurinacional de Bolivia, es más, yo nunca aduje ninguna información de ningún ministro”, señala la declaración del general Montero.

El documento revelado pertenece a la investigación que la Fiscalía de Santa Cruz desarrolla desde mediados de 2020 por el delito de incumplimiento de deberes. La extradición de Lima Lobo estaba coordinada para el 12 de diciembre en un operativo conjunto entre la policía boliviana y su par de Brasil.

Según Erbol, Campos asegura que el 13 de diciembre de ese año el comandante Montero le ordenó que Lima Lobo sea devuelto a la cárcel de Palmasola, lo que fue negado por el Gobernador de dicho recinto porque no existía una orden judicial, en ese sentido, el extraditable permanecía en la Felcn. 

Al no haberse cumplido la orden de extradición, el entonces jefe de Interpol aseveró que había pedido explicaciones en reiteradas oportunidades al comandante nacional, general Montero, en fechas 17 de diciembre de 2019, 20 de enero de 2020 y 19 de febrero de ese mismo año, para que se señale por qué no se dio cumplimiento, sin recibir respuesta.

Amparo Constitucional presentado por Lima Lobo 

El mismo día que Lima Lobo debía ser extraditado a Brasil, 12 de diciembre de 2019, la Sala Constitucional Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, admitió una acción de Amparo Constitucional presentada por la defensa del acusado, con lo cual se suspendía de manera temporal la extradición hasta que sea emitido un fallo. 

Posteriormente, el 4 de enero de 2020, dicha Sala dejó sin efecto el Auto Supremo que autorizaba la extradición de Lima Lobo, pedida por Brasil por  narcotráfico, aunque la decisión pasó a revisión del Tribunal Constitucional Plurinacional en Sucre.

En ese marco, el informe del investigador del caso refiere que, el “motivo principal” por el cual no se dio cumplimiento “total” al mandamiento de excarcelación es por la orden expresa de la justicia que admitió el Amparo el 12 de diciembre 2019 y lo resolvió el 04 de enero de 2020 a favor del extraditable, sin embargo, no se menciona cuándo las partes habrían sido notificadas por la Sala Constitucional Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz.

Comentarios