Escucha esta nota aquí

El 8 de mayo pasado, la profesional en equipamiento médico de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (AISEM), Ana Fernanda Espinoza, envió una comunicación interna a Geovanni Pacheco, director de la entidad descentralizada del Ministerio de Salud que realizó la compra de los 170 ventiladores de emergencia adquiridos a la empresa IME Consulting Global Services S.L. y le señaló que ese equipamiento no cumplía con los requisitos solicitados. Pese a eso, se procedió a la compra de los equipos porque el ex ministro de Salud, Marcelo Navajas la autorizó. 

Por ese motivo Pacheco Murillo, junto al director Jurídico del Ministerio de Salud, Fernando Valenzuela, y otras dos personas relacionadas con este caso, fueron imputadas por la Fiscalía y trasladadas a celdas judiciales, donde esperarán sus audiencias cautelares.

Una parte de la comunicación interna enviada por Espinoza señala: “Con respecto a la revisión de la oferta de la empresa IME Consulting Global Services S.L. Marca: Respira, modelo: Respira device, de procedencia española y de acuerdo a las especificaciones técnicas que recomienda la OPS/OMS para el equipamiento Covid-19, este equipo no cumple con lo solicitado”.

La funcionaria acota en la comunicación que “se evidencia que es una unidad muy básica, de poca durabilidad, nueva en el mercado y no cuenta con todas las certificaciones de calidad. Además que no es conocida por los profesionales médicos, que tal vez rechacen el uso del equipo”. 

Precisamente, más allá del supuesto sobreprecio, los especialistas en terapia intensiva coincidieron en que no iba a funcionar para el país.

Como elemento que sustentaba su posición, la funcionaria Espinoza manifestó que “se consultó con el médico Alejandro Enríquez, jefe médico de la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital de Clinicas Universitario de La Paz, quien ratificó lo enunciado”.

Esta mañana, el ex ministro Aníbal Cruz explicó que en el momento de proceder a una adquisición de productos para el Ministerio, se hacen procedimientos a través de instituciones descentralizadas, como el Ceas, Ugespro o AISEM. “Ante la unidad solicitante del Ministerio, estas instancias procesan todos los requerimientos legales para las compras”, dijo.

En este caso, explica, se encargó a la AISEM, por lo que su director, Geovanni Pacheco, fue aprehendido el martes por la presunta compra irregular de los 170 respiradores de emergencia. Cruz manifestó que no conoce al señor Pacheco. “En mi gestión trabajé con el ingeniero Carlos Gutiérrez. Pero, ni bien salí, lo destituyeron y lo pusieron a este señor a quien repito, ni lo conozco”.

Pacheco asumió antes del 8 de mayo. El embajador de ciencia y tecnología, Mohammed Mostajo, declaró que fue uno de los primeros sorprendidos con la compra de los respiradores, que se enteró sobre la hora y que tampoco estaba al tanto de las características de los mismos.

Reveló que los 170 respiradores fueron comprados en tiempo récord -el 8 de mayo, el mismo día que la funcionaria Espinoza escribió al director y le dijo que el equipo no era el indicado, se hizo la orden de compra y el jueves 14 ya estaban en territorio nacional-, todo bajo la orden del ministro de Salud, Marcelo Navajas, quien es el que firma la orden de compra.

Fuentes de la Fiscalía, señalaron que este documento es clave, porque permitirá sustentar que el ministro Navajas y Pacheco, autorizaron la compra pese a advertencias técnicas, aunque no sustenta el sobreprecio.