Escucha esta nota aquí

El libreto de hace una semana se repite en la Asamblea Legislativa. Los masistas impidiendo el uso de la palabra a los opositores y estos alejados del tema que los llevó a convocar al ministro de Gobierno, Carlos Del Castillo a un acto interpelatorio de seis preguntas sobre hechos que sucedieron los días 12 y 13 de marzo.


“Personalmente, más allá del procedimiento, no tengo interés en que me responda las preguntas”, dijo claramente el jefe de bancada de Creemos, Edwin Bazán, cuando hacía uso de la palabra en medio de los gritos de los masistas que pedían: “justicia, justicia, justicia”.


Los opositores plantearon seis preguntas, la primera que plantea saber por qué estaba presente en el operativo que derivó en la aprehensión de la expresidenta, Jeanine Áñez. La segunda pregunta sobre cómo supo de la orden de aprehensión en contra de la exdignataria. La tercera sobre qué entidades participaron en ese entonces.


La cuarta pregunta intenta conocer si hubo petición del Órgano Judicial para que él participe en el operativo. La quinta pregunta es sobre todos los detalles de esas tareas de esos días y finalmente piden detalle de todo el operativo que se realizó en el Beni.


La sesión no es dirigida por el Vicepresidente, David Choquehuanca, es la tercera vez que no asiste el presidente nato del Congreso. En esta oportunidad, tampoco asistió el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, la sesión es conducida por el presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, quien interrumpía a los oradores para pedir orden a sus correligionarios que a gritos paralizan la sesión cada 10 minutos.



Comentarios