Una comitiva de la sociedad civil, INRA, ABT, asambleístas departamentales, y el Gobierno Indígena de Charagua visitó varios puntos de ese territorio, a convocatoria de la jueza agroambiental de Camiri

6 de julio de 2024, 7:00 AM
6 de julio de 2024, 7:00 AM

Una inspección al Área de Conservación e Importancia Ecológica (ACIE) Ñembi Guasu verificó hechos de vulneración de la pausa ambiental sobre esa zona. Entre estos, la consolidación de nuevos asentamientos y cicatrices de quemas denunciadas en meses pasados, e incluso apertura de nuevas brechas o sendas. 

La jueza agroambiental de Camiri, Mery Lizbeth Cabrera, convocó a la inspección 'in situ' a solicitud de Delcy Medina, coordinadora Tetarembiokuai Reta Imborika (TRI) del Gobierno Autónomo Indígena Guaraní de Charagua Iyambae. 

En la actividad participaron representantes del Gobierno Autónomo, el cacique de Recursos Naturales de la Capitanía Charagua Norte, los asambleístas departamentales por los pueblos guaraní y ayoreo, representantes de los beneficiarios con autorización de asentamiento en el ACIE, delegados del INRA y de la ABT, además de instituciones de la sociedad civil.

La inspección tenía los objetivos de identificar la existencia de amenaza de daño grave o irreversible al medioambiente; constatar trabajos y/o actividades susceptibles de generar riesgo de daño ambiental; y también al sujeto colectivo de interés público que se encuentra expuesto en peligro de amenaza de daño grave. 

La principal autoridad del GAIOC Charagua Iyambae, Delcy Medina, informó que en la inspección se pudo verificar que la “pausa ambiental no se ha cumplido al 100% porque hay nuevos asentamientos, construcciones y desmontes” que están dentro del corazón de Ñembi Guasu. 

Medina no se explica por qué se insiste en acaparar tierras en el área, pues estas no son aptas para cultivos, no cuentan con agua potable ni tienen beneficio de lluvias. 

Los guaraníes de Charagua Iyambae pretenden revertir las autorizaciones de asentamiento emitidas por el INRA y evitar que la ABT (Autoridad de Bosques y Tierras) emita resoluciones de desmonte. 

“La ABT nos ha acompañado (en la inspección), ha visto que ellos no autorizaron y que hubo algunos incendios. Lo que pasa es que allá lo prenden el monte porque es seco, se va prendiendo y lo dejan. Nosotros pretendemos, como Gobierno indígena, seguir conservando eso porque es un patrimonio”, dijo Medina. 

En busca de títulos

La inspección estaba fijada para realizarse del 24 al 27 de junio, pero los acontecimientos políticos en el país impidieron cumplir el cronograma completo. 

En dos jornadas de recorrido se pudo verificar que no se ha respetado la pausa ambiental impuesta para protección del ACIE Ñembi Guasu. 

Esto se deduce de la presencia de viviendas y construcciones precarias, algunas brechas abiertas en el bosque seco y cicatrices de quemas, estas últimas denunciadas entre octubre y enero pasado.

“Con relación a 2021, cuando se hizo otra inspección, se puede decir que, en vez de obedecer la pausa, han avanzado y tomado posesión de las tierras para demostrar la función social”, dijo Débora Díaz, abogada del CEJIS, con lo que se refiere a los beneficiarios de las resoluciones de asentamiento entregadas por el INRA dentro de Ñembi Guasu.

Los guaraníes del GAIOC Charagua Iyambae llaman “avasalladores” a esos beneficiarios porque están en Ñembi Guasu a pesar de la pausa ambiental emitida en 2021, que impide cualquier actividad productiva, extractiva o de intervención como chaqueos, desmontes, quemas y otros trabajos similares.

“Han abierto caminos, eso daña también al medioambiente. El INRA dice que no hay daño ambiental, pero no solamente el daño ambiental es la contaminación o incendios, sino esa apertura de caminos también es un daño. Eso es lo que el INRA no entiende”, comentó Medina.

Ante la suspensión de la verificación de campo debido a la coyuntura que atravesaba el país, la jueza agroambiental Cabrera anunció que solicitará un análisis multitemporal de la zona para conocer los cambios en el terreno desde la inspección de 2021. 

Ñembi Guasu es un área de biodiversidad única por sus características ecológicas, y es la zona de avistamiento de los últimos segmentos de pueblos ayoreos en aislamiento voluntario, que están protegidos por la legislación boliviana. 

Ahora, la ACIE es también una zona que pretende ser intervenida por los gobiernos de Bolivia y Paraguay para construir una carretera internacional que atravesaría Ñembi Guasu por la mitad. 

Para Delcy Medina, el Gobierno departamental de Santa Cruz debe informar sobre la falta de una consulta al GAIOC de Charagua Iyambae respecto a esa carretera. 

“Es importante que esa carretera no se haga por ahí. Solo en beneficio de quién va a ser: de los ganaderos que viven ahí. Estamos haciendo un daño al ambiente y a los hermanos ayoreos que están en aislamiento voluntario”, explicó.

  ​