Escucha esta nota aquí

La Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem) convocó, en marzo de esta gestión, mediante expresiones de interés, a la presentación de propuestas para la remodelación y equipamiento de dos centros de salud en Beni. Uno de ellos, es el hospital Germán Busch y el otro el centro Trinidad, ambos en la capital beniana. 

Hasta ahora, no se pudo hacer efectiva las solicitudes debido a las investigaciones que se sigue a la agencia pública por la compra de 170 respiradores con supuesto sobreprecio. 

En Trinidad, los médicos lamentan que no se pueda equipar los nosocomios, lo que perjudica su trabajo en plena crisis sanitaria por el coronavirus.

El 20 de marzo de este año, la Aisem invitó a las empresas a que presenten propuestas para las obras de ampliación, adecuación y equipamiento del centro de salud Trinidad (central). 

Para los proyectos de construcción, se pedía un monto mínimo de siete millones de bolivianos como presupuesto y para el equipamiento 22 millones de bolivianos. 

Las empresas debían tener la experiencia en al menos dos proyectos de las mismas características. EL DEBER accedió al documento que tiene el código AISEM-EI03-2020-CP y que fue firmado por Miguel Ángel Luna, director técnico de la Aisem.

El presidente de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva, Adrián Ávila, lamentó que en la capital beniana, los centros de salud no se hayan equipado, sobre todo en las unidades de terapia intensiva. 

Dijo que el centro Trinidad no cuenta con especialidades y que el único hospital de tercer nivel de Beni, el Germán Busch, solo tiene seis camas de terapia intensiva y que existe saturación por la falta de profesionales de salud.

"Las condiciones para el tratamiento de pacientes en terapia intensiva realmente son precarias. No hay profesionales especialistas en UTI y por eso se decidió venir a Trinidad para ayudar a los colegas que están padeciendo un calvario en la atención por coronavirus", dijo Ávila.

Hasta ayer, Beni acumuló 833 casos positivos de coronavirus y 54 decesos por esta enfermedad. Es la segunda región más golpeada por el Covid-19 luego de Santa Cruz. Es por eso que, la situación se hace difícil para los profesionales de salud en Beni, debido a la falta de equipos y de personal de salud.

La Aisem emitió el 18 de marzo de este año otra expresión de interés para el servicio de supervisión técnica del mantenimiento y reparación de la infraestructura del hospital Germán Busch. Según la agencia pública esta invitación todavía se encuentra en "evaluación" y el código de la convocatoria es AISEM-EI02-2020-CP.

La presidenta del Colegio Médico del Beni, María del Carmen Guayacuma, expresó su preocupación por el colapso que sufren los hospitales benianos, debido la cantidad de pacientes con coronavirus. 

La profesional detalló que los dos centros que debían ser remodelados y equipados no presentaron mejoras y lamentó que el personal de salud tenga que renunciar debido a que ya no pueden trabajar en esas condiciones.

"Tuvimos que pedir ayuda a la población para que nos colaboren y poder tener medicinas y equipos. Con eso, le digo cómo están los centros de salud en Beni", remató Guayacuma.

La doctora acotó que hoy el jefe de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del hospital Germán Busch, Miguel Camama, tuvo que renunciar debido a que presentó problemas de salud por las largas jornadas de trabajo en el nosocomio. Guayacuma, recalcó que el renunciante es el único intensivista en Beni.