Escucha esta nota aquí

Dos funcionarios del Banco Unión son investigados por el presunto desfalco de medio millón de bolivianos en Riberalta (Beni). Fueron aprehendidos el jueves y trasladados primero a Pando y luego a La Paz. Ellos se suman a los 5 detenidos por el mismo hecho que empezó a investigarse en julio pasado.

Informaciones de medios locales indican que a ese municipio arribaron en pasadas horas fiscales y efectivos de la Policía Boliviana, quienes detuvieron a los supuestos implicados como parte de las pesquisas.

Los involucrados habrían incurrido en apropiación indebida de fondos, manipulación informática, asociación delictuosa y uso de instrumento falsificado, entre algunos delitos, de acuerdo a una orden de traslado y detención preventiva emitida por el juzgado noveno de instrucción en lo penal de La Paz.

Los datos indican que uno de los involucrados sería cajero de la entidad financiera, mientras no se conocen detalles de la otra persona que fue trasladada a celdas de la Fuerza Anticrimen de la sede de Gobierno.

El portal ’Noti-Riber’ intentó comunicarse con autoridades correspondientes para conocer detalles de lo sucedido, pero “manifestaron que el hecho está en proceso de investigación y no emitieron ninguna declaración para no entorpecer las investigaciones”.

Durante 2017 estalló el escándalo por el desfalco de 37.6 millones por parte de Juan Pari, mientras que en 2018 se descubrió otro hecho similar, donde se sustrajo 1,6 millones de cajeros que funcionaban en Desaguadero.

Y en el último tiempo, usuarios denunciaron el robo virtual de más de Bs 600.000 en 14 cuentas del Banco Unión.

Comentarios