Escucha esta nota aquí

El turbión de casos de Covid-19 en julio duplicaron con creces las cifras de contagiados y fallecidos por coronavirus en el país

Los números y porcentajes son fríos, sin vida. Solo reflejan datos desalentadores que apenas demuestran lo que se vive en el país. Al arrancar agosto, Bolivia acumula 78.793 casos positivos de la nueva enfermedad, 3.064 fallecidos y 23.968 recuperados.

El jefe nacional de la Unidad de Epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Prieto, pidió a la población tomar mayor conciencia porque agosto será un mes muy "peligroso y problemático" debido a la acelerada propagación del coronavirus.

Solo en el mes de julio, Tarija ha registrado un 500% más de casos que en los meses anteriores. El secretario de coordinación de la Gobernación de Tarija, Waldemar Peralta, explicaba días atrás a EL DEBER que este incremento respondía a un aumento significativo de las pruebas diagnósticas rápidas que asumieron desde el COED tarijeño.

Desde La Paz, aducen que el incremento de un 426% de los casos responden a una fase de contagio comunitario que se vive ante la falta de control y prevención por parte de los ciudadanos. En el mes de julio, el departamento paceño registró 12.922 casos nuevos, una cifra que cuadriplica los 3.029 que acumulaba el 30 de junio.

Beni es un caso particular. La pandemia se cebó con el departamento en junio. Fue considerado el epicentro de un brote comunitario que puso en riesgo el sistema de salud de Trinidad. A finales de junio contabilizó 4.119 casos positivos, una cifra que se incrementó ligeramente durante el mes de julio, solo un 32% con 1.322 casos nuevos.

"Será un mes demasiado peligroso, problemático, que amerita que todos hagamos conciencia. La única manera de evitar la transmisión es usar el barbijo permanentemente, de ser posible usar gafas (protectoras) en ambientes cerrados y (mantener el constante) lavado de manos", insistió el epidemiólogo.

Por eso, Prieto reiteró su pedido a la población para que refuerce todas las medidas de prevención y autocuidado, particularmente el distanciamiento físico, cuando ingrese a los "focos de transmisión del virus", como los mercados, transporte, bancos y otros lugares, donde no se cumplen de forma adecuada las restricciones de bioseguridad, según un reporte del Ministerio de Salud.

La esperanza en los recuperados

Es curioso que, en Beni, a pesar de ser el primer departamento en explosionar con los contagios masivos, se registre el número más bajo de recuperados de todo el país, con menos de un 10% de los casos identificados. 

Santa Cruz ocupa el primer lugar en la lista de recuperados con 17.638 pacientes dados de alta, más del 50% de los positivos acumulados en el departamento hasta la fecha (34.738).

Cochabamba (28%) y Chuquisaca (22%) son los siguientes departamentos con mayor porcentaje de pacientes curados. La relevancia de contar con un buen número de recuperados permite reducir la cantidad de pacientes activos que requieren atención sanitaria y hospitalaria.

La Paz es la región con menor índice de pacientes con alta médica con poco más del 6% de los 16.425 casos positivos detectados en el departamento. Hasta el momento, y según los datos ofrecidos por el Ministerio de Salud, se contabilizan 1.117 personas recuperadas.

Proceso de recuperación

Roxana Landívar, boliviana que contrajo el Covid-19, confiesa que sintió un alivio interior cuando le comunicaron que venció la enfermedad. Aún hoy, casi 3 semanas después de ese negativo tranquilizador, siente fatiga y cansancio al caminar por la calle, “aunque sean dos cuadras”. Además, sigue tomando vitaminas “por temor a una recaída que, dicen, es peor”.

Roxana permaneció un mes y diez días como paciente positivo. En ese tiempo se sometió a dos tratamientos completos supervisados por un neumólogo y con las constantes llamadas del médico laboral.

Junto a Roxana, su marido Alberto y su hija Natalia también dieron positivo, pero ellos superaron la enfermedad de manera rápida y sin complicaciones. Fueron días complicados porque “saber que tienes el virus es mucha incertidumbre, no sabés lo que puede pasar o si se agrava”.

Después de 27 días aislada, Skarlet Orellana, otra mujer que contrajo Covid-19, recibió con alegría el informe médico que le señalaba como recuperada. En su caso, todo empezó con un dolor de cabeza que confundió con una migraña. La prolongación del dolor y la molestia permanente en los ojos le inquietaban.

Skarlet trató de oler vinagre, lavandina y alcohol, pero no podía percibir los olores. Ese día, decidió aislarse y esperó la prueba que confirmase la enfermedad de coronavirus.

Algo que recalco mucho es la tranquilidad. Me dije a mi misma que todo iba a estar bien porque familiar que se enteraba, era familiar que se desesperaba. Si uno actúa a tiempo y toma las medidas adecuadas, todo estará bien”, dijo.

Skarlet acudió al apoyo de una médico, que le guió en el tratamiento. “Mucha gente te satura con remedios y consejos, te dice que te mediques con muchas cosas. En nuestro caso, lo que funcionó fue hacer caso a la doctora”.

En la casa viven seis personas. Tanto Skarlet como su padrastro fueron pacientes positivos, mientras que el resto no mostró síntomas de la enfermedad.

Incremento de contagios e índice de letalidad

Los registros de julio han demostrado la alta probabilidad de contagio que supone la enfermedad. Siete departamentos han duplicado su cantidad de contagios durante el mes. Tarija ha registrado un 500% de incremento en casos detectados, pues pasó de 652 durante los cuatro primeros meses a registrar 3277 sólo en el mes de julio.

El caso de La Paz también resulta llamativo puesto que los 12.922 casos identificados en julio contrastan con los apenas 3.092 que se acumularon entre marzo y junio.

Los dos únicos departamentos que no duplicaron sus cifras fueron Beni (incrementó en un 32%) y Santa Cruz, que acumulaba hasta junio 18.881 casos y en julio registró 15.528 (82%).

El índice de letalidad se obtiene al dividir la cantidad de personas con positivo diagnosticado entre el número de fallecidos contabilizados por la enfermedad. El país registra un índice del 3,8%, una tasa muy similar a la que se establece a nivel mundial.

El análisis por departamento revela que Pando (8,6%), Chuquisaca (7,6%) y Cochabamba (7,2%) duplican ese indicador. Por el lado contrario, La Paz (1,8%), Tarija (2,2%) y Santa Cruz (3,2 %) están por debajo de la media nacional.