Escucha esta nota aquí

¿Hubo fraude o hubo golpe? Jerjes Justiniano Atalá, exministro de la Presidencia del Gobierno transitorio de Jeanine Áñez, no vacila al señalar que no hubo golpe de Estado en el país, sino que se presentaron una serie de sucesos que desencadenaron, producto de la incapacidad para gobernar de Evo Morales, en su propia renuncia. La renuncia de Evo Morales fue voluntaria, remarca.

En una entrevista con el programa Influyentes de EL DEBER Radio, la ex autoridad y también abogado sostuvo que Evo Morales, en sus 14 años de gestión, nunca había vivido un conflicto social de esa magnitud y lo que pasó fue que él no tuvo la capacidad administrativa, política ni conciliatoria, porque no tiene ánimo conciliatorio, para resolver los problemas del país.

- Según su criterio, ¿qué sucedió durante los 21 días de paro cívico?

El ánimo es de conflicto, pero nunca se encontró con un conflicto (protagonizado) por la gran mayoría de los bolivianos. No olvidemos que Evo Morales pidió la renuncia de Gonzalo Sánchez de Lozada en 2003. Es decir, ¿Se cometió sedición por pedir la renuncia de un presidente? Entre el 21 de octubre y el 10 de noviembre, hubo una serie de manifestaciones en su contra. ¿Es delito realizar manifestaciones?

El conflicto fue paulatino. El 20 de octubre en la noche, extrañamente se paraliza el TREP; al otro día se reinicia y extraña y curiosamente se cambió la tendencia. A raíz de eso, vino una protesta de la gente que, en un primer momento pedía segunda vuelta, porque según la primera tendencia debería haber una segunda vuelta. A los 3 días, el órgano electoral publica los resultados finales. Entonces, la gente en las calles dice que hubo fraude y entonces pide que se anulen las elecciones. El 30 de octubre hubo un enfrentamiento en el que mueren dos personas: el señor Salvatierra y el señor Terrazas. 

Ante esa situación, el pueblo en las calles le dice a Evo Morales que él había jurado que, si había un solo muerto, él renunciaría. Por eso, el pueblo, a los pies del Cristo, le pide que cumpla su palabra y renuncie. Eso no es buscar deponer a un funcionario, sino buscar que el funcionario sea honesto, que tenga palabra y cumpla.

Finalmente, Evo Morales renuncia, pero no hay una alteración del orden constitucional, no se cierra el Congreso ni el Poder Judicial ni el Electoral; es más, ni siquiera se cierra el órgano Ejecutivo, porque los funcionarios de la gestión de Evo Morales continúan trabajando. No hubo alteración del orden constitucional, sino una sucesión constitucional reconocida por el propio Luis Arce en plena campaña electoral cuando una periodista le preguntó.

Si hubo golpe de Estado, por qué se le sigue a Jeanine Áñez cuatro procesos con caso de Corte; entonces ella fue presidenta constitucional, porque yo no recuerdo que a García Meza se le hubiera seguido juicios con caso de Corte. Al reconocerle caso de Corte, se está reconociendo su constitucionalidad.

- Quien acusa dice que la sucesión fue forzada, porque se habría forzado la renuncia de Adriana Salvatierra a la presidencia del Senado y de Víctor Borda a la presidencia de Diputados...

Mentira. Yo estuve presente en esa reunión. Antes que Evo Morales renuncie. La primera reunión convocada por la Iglesia católica fue el 9 de noviembre. Nos reunimos y estaba Adriana Salvatierra, si mal no recuerdo la señora Betty Yañíquez, estaban personeros de la comunidad internacional, el embajador de España, de Brasil, incluso los miembros del Consejo Episcopal boliviano, estaba Tuto Quiroga, Carlos Mesa, Oscar Ortiz, habían varios más. Nunca se le dijo que renuncie. Esa es una de las mentiras más descaradas que hace el MAS.

- ¿Por qué no citan a declarar a Adriana Salvatierra para que diga que la obligaron a renunciar? 

Que citen a los obispos y que digan si la obligaron a renunciar. Jamás se habló de una sucesión constitucional. La preocupación de la Iglesia católica era qué hacer para pacificar al país, porque en esa primera reunión en la que estaba Waldo Albarracín, recibe una llamada y dice que se tenía que ir, que estaban incendiando su casa. Por eso se convocó a una reunión con los principales actores políticos del país. Yo asistí porque convocaron a Luis Fernando Camacho como parte del movimiento cívico.

¿Qué trasfondo cree que hay tras este relato de golpe de estado?

Este reinventado proceso que muestra la personalidad y la vocación del MAS. Entre 2003 y 2005 hubo convulsión social y enjuician a militares y policías. Ahora en 2021 está pasando lo mismo. ¿Qué pasó con la media luna?, se inventaron un caso terrorismo y enjuiciaron a los opositores. Ahora, juicio a los opositores cuando vuelve el MAS. La misma tendencia.

El caso terrorismo tiene unas particularidades interesantes. El policía que estuvo a cargo de ese proceso (2008) fue Johnny Aguilera. ¿Quién es el comandante de la Policía ahora, quién presentó a la expresidenta Jeanine Áñez? Qué casualidad, fue Johnny Aguilera. En el caso terrorismo había un testigo clave: el señor Óscar de la Fuente Amelunge, acusado de extorsión, y ¿quién es el testigo clave en este otro proceso? ¡Qué casualidad! No es que éste sea un nuevo caso, lo han reinventado. 

Como dicen que les dio resultado el primer caso terrorismo y tuvieron callada a la oposición y con miedo, quieren hacer lo mismo. Pero el resultado es que la oposición estuvo a los pies del Cristo antenoche y la gente gritaba: 'No tenemos miedo'. Creo que esa es la gran diferencia.

- ¿Por qué suceden estos procesos? 

Por la voluntad antidemocrática del MAS. No saben gobernar con oposición, por eso buscan eliminar a la oposición. Yo lo vengo denunciando, hace muchos años que en Bolivia no hay una democracia al 100% porque existe una intromisión en el Órgano Judicial. La política se judicializó.

Esa es parte de la misma conducta. La diferencia es que ahora el pueblo perdió el miedo. Parte de ello es el pronunciamiento del Órgano Judicial, parece que están dispuestos a ponerse los pantalones, porque ya no tienen la espada de Damocles encima. Cuando el MAS tenía dos tercios en el Legislativo, podía iniciar proceso a un magistrado; ahora no tienen dos tercios, por eso se pararon los magistrados. Las instituciones están saliendo a defender su institucionalidad, por eso va a ser diferente.

- ¿Cómo se puede desmontar la persecución?

Mi persona va a realizar una serie de acciones legales, a título personal y como abogado. Entre el final de la tarde de hoy, vamos a iniciar una estrategia escalonada de defensa jurídica que debe acabar con ese proceso penal.


Comentarios