Sus restos fueron encontrados en la zona Alto Inca Llojeta de la sede de Gobierno. La autopsia determinó que no fue víctima de agresión sexual antes de fallecer

7 de septiembre de 2021, 11:05 AM
7 de septiembre de 2021, 11:05 AM

La joven de entre 15 y 20 años que fue encontrada sin vida ayer en la zona Alto Inca Llojeta, de la ciudad de La Paz, murió por asfixia antes de ser mutilada, de acuerdo a las conclusiones de la autopsia que le realizaron a su cuerpo.

Los datos indican que tampoco sufrió una agresión sexual y la Policía Boliviana pide colaboración para poder identificarla. Se trata de una muchacha que vestía un canguro rosado con la palabra ‘París’ en letras negras, una polera verde, una calza color café y unas zapatillas de lona de color azul.

Sus restos fueron encontrados por una menor de edad que, junto a su hermano, buscaban a su gato, en la zona boscosa cercana a la urbe alteña. En dicho bosquecillo también se halló un cuchillo de cocina, con el que presuntamente se habría desmembrado el cuerpo.

“Ayer, se realizó la autopsia médico legal que determinó que habría fallecido por asfixia mecánica o estrangulamiento; o sea, utilizaron las manos para quitarle la vida”, dijo el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), Jhonny Vega.

Explicó que se realizó un rastrillaje, encontrando, en primera instancia “el torso de la víctima; a unos diez metros, hemos encontrado toda la parte inferior desde la cadera y las piernas. Posteriormente, hemos encontrado la cabeza, el arma punzocortante; a escasos metros y poco después, su corazón”.