Escucha esta nota aquí

Luego de conocerse la orden de aprehensión contra el expresidente Evo Morales, la Fiscalía desplegó operativos para cerrar el cerco en torno a los colaboradores del exmandatario. Ayer allanaron el departamento que tenía el exministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana en Sopocachi, y en la misma pudieron encontrar hojas de vida de militares en sobres manila, proyectiles y un arma de fuego.

“Se encontraron proyectiles en dos lugares; en el velador y en un joyero del peinador que, presuntamente, correspondían a un arma de fuego que se encontraba en el dormitorio del exministro, la misma fue colectada junto a los otros elementos relacionados a los delitos que se investiga”, señala un comunicado de la Fiscalía.

El operativo se realizó en la madrugada y se prolongó hasta casi el mediodía. El exministro está acusado por sedición, terrorismo y financiamiento al terrorismo, por las declaraciones que realizó a una cadena internacional. Por este caso, Quintana tiene una orden de aprehensión que las autoridades no pueden ejecutar porque este se encuentra refugiado en la residencia de la embajada de México a la espera de un salvoconducto que las autoridades nacionales ya se adelantaron en descartar porque tiene un proceso judicial en Bolivia.

El Ministerio Público no descarta ampliar los delitos del exministro o abrir otra causa por uso indebido de bienes del Estado y uso indebido de influencias, porque también fueron encontradas carpetas de procesos de contratación de varios ministerios con empresas, lo que denotaba la influencia de Quintana dentro el Gobierno.

El familiar

No solo fue el caso del exministro. Ayer, también fue aprehendido, Luis Soliz Morales, familiar directo de Evo Morales, que era su principal nexo con Bolivia. Quienes conocen al exfuncionario del Ministerio de la Presidencia lo recuerdan como el eterno acompañante de Evo Morales.

Incluso, ingresó a la Cámara de Diputados desde 1997, cuando Evo Morales llegó como legislador; desde entonces cumplió funciones de mensajero, ujier, chofer, representante personal, estaba a cargo de todos los menesteres del entonces legislador y después del presidente. Era la única persona que podía pasar todos los anillos de seguridad de Morales y portaba los intercomunicadores que manejan los miembros de seguridad.

Luis Soliz Morales se quedó como principal nexo del expresidente con el país y podía contactar a los dirigentes o exministros que están en Bolivia. Fue precisamente por esos contactos que cayó preso porque la Policía detectó que era el principal contacto.

De ese modo, en el caso que se investiga de la llamada del dirigente Faustino Yucra con Evo Morales, fue precisamente Luis el que logró el contacto entre las dos personas. Por eso, ahora debe enfrentar una audiencia de medidas cautelares, acusado de complicidad en los delitos de sedición, terrorismo y financiamiento al terrorismo. Al salir hacia las celdas de la Felcc, el acusado se declaró inocente y dijo que el contacto con Morales es de confianza.