Escucha esta nota aquí

Mientras el país estaba concentrado en la posesión de los primeros mandatarios y el posterior extenso festejo en plaza Murillo, a poco más de 20 kilómetros del lugar, el exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana abandonaba la residencia de la embajada de México, de acuerdo con el relato de cuatro fuentes que consultó, EL DEBER.


Estas versiones señalan que la salida se produjo a media mañana del domingo y aunque circula una foto del exministro con un grupo de personas en compañía de la también ex ministra Wilma Alanoca, el personal solo pudo confirmar la salida del exministro de esa delegación diplomática.


El 31 de octubre, a las 21:30 la juez Claudia Castro fijó una audiencia de acción de libertad que había planteado la defensa del exministro. Después de la medianoche falló en favor de Quintana y de ese modo se anuló la orden de aprehensión que había emitido la Fiscalía en contra de la exautoridad por el caso terrorismo.


A partir de esa fecha, Quintana podía abandonar la residencia de la embajada de México donde se encontraba desde noviembre del pasado año. Martín Irusta, abogado de Juan Ramón Quintana, se excusó de realizar declaraciones y pidió llamar en determinado tiempo, pero apagó el celular.


Desde ayer circula una fotografía de Quintana en compañía de nueve personas, además de Wilma Alanoca con rostros sonrientes todos. Esa estampa sería del domingo cuando se produjo un recibimiento de parte de los militantes allegados al ex ministro.


Los casos


La acción de libertad que ganó Juan Ramón Quintana es por el caso terrorismo y financiamiento al terrorismo que abrió la Fiscalía por las declaraciones que hiciera la exautoridad a un medio internacional.


Según el abogado, la Fiscalía cometió el error de emitir la orden de aprehensión al mismo tiempo que iniciaba la investigación y comunicaba a la juez cautelar de este caso. El abogado Irusta dijo que su cliente nunca tuvo oportunidad de defenderse y por eso la juez Castro declaró probada la acción de libertad.


Sin embargo, existe otro caso contra el exministro y está vinculado a la entrega de vehículos al canal Abya Yala, que es un medio privado de comunicación que está a cargo de la Fundación Evo Morales. En este caso ya existe una imputación formal contra la exautoridad.


Los delitos por los que se lo acusa son negociaciones incompatibles con el ejercicio de función pública y uso indebido de bienes y servicios. La Fiscalía informó que este caso viene de 2016 cuando el aún senador Arturo Murillo presentó la denuncia contra Quintana.