Escucha esta nota aquí

Los jueces de La Paz, Cochabamba y Chuquisaca se declararon en estado de emergencia y rechazaron de forma categórica la aprehensión de la jueza Melisa Lima y calificaron de “arbitraria e intimidatoria” la actuación del Ministerio Público en contra de la independencia de los juzgadores.

La Asociación de Magistrados de La Paz (Amalap) se pronunció en rechazo de la determinación del Ministerio Público y señalaron que en la aprehensión de la jueza Lima no se respetaron las garantías del debido proceso, seguridad jurídica y el derecho a la defensa. Lima liberó a las hermanas del empresario Samuel Doria Medina.

“En condición de autoridades judiciales es evidente que no gozamos de fuero o privilegio alguno, empero si se consolidan estos hechos por demás infundados y arbitrarios se genera una desprotección total para la administración de justicia, ya que nuestro trabajo es precisamente resolver los conflictos penales y este trabajo no puede considerarse delictivo”, señala el pronunciamiento de los jueces en La Paz.

Desde Sucre, la presidenta de la Asociación de Magistrados de Chuquisaca (AMACH), Grenny Bolling, manifestó este jueves su rechazo a la “intromisión y atropello” del Ministerio Público a la independencia judicial, con la aprehensión de la jueza Lima.

“Rechazamos toda intromisión al trabajo independiente de un juez, manifestamos nuestra voz de reclamo y nuestra exigencia del respeto a la independencia del juez y vamos a ser celosos en el tratamiento del proceso contra la colega”, aseguró.

Añadió que el criterio del juzgador se plasma en una resolución, pero la persona afectada puede apelar esa determinación e incluso, la revocatoria de su resolución y esto no implica un prevaricato. Dijo que la jueza ahora aprehendida tiene un domicilio, un trabajo y deberían permitirle que se defienda en libertad.

La Asociación de Magistrados de Cochabamba (AMACO) calificó no solo de arbitraria sino intimidatoria la aprehensión de la jueza Lima, lo que en su criterio lesiona el principio de independencia judicial.

“En tal virtud la Asociación de Magistrados de Cochabamba, rechaza categóricamente el sistemático abuso y desgaste contra la administración de justicia, frente a jueces independientes contra quienes se instrumentaliza el derecho para afectar un Estado democrático y exigimos que se repare de inmediato la lesión de los derechos de la citada autoridad”, señala el pronunciamiento.

La aprehensión

La jueza Melina Lima, quien cerró el caso que implicaba a dos hermanas del jefe de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, en el caso denominado Akapana, fue aprehendida este martes y luego conducida a celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc). Está acusada por los delitos de supuesto prevaricato y resoluciones contrarias a la CPE y las leyes.

Akapana era una empresa 'off shore' relacionada con la familia Doria Medina. Se vio envuelta en una supuesta evasión de impuestos en la venta de acciones de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) a la cementera mexicana Chihuahua en 2005. Las investigaciones hablaron de una defraudación de Bs 55,1 millones por concepto de pago de impuestos.

El empresario y político vendió en 2005 acciones en la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) a sus hermanas Silvia y Susana, y ellas las traspasaron el mismo día de la transacción a la cementera mexicana Chihuahua, precisamente a través de Akapana SA.

María Lourdes, otra de las hermanas de Doria Medina, fue detenida en el aeropuerto de Viru Viru, Santa Cruz, el mes pasado, y trasladada a La Paz. Poco después fue liberada por este caso, tras prestar sus declaraciones informativas.

"La resolución de la extinción emitida por la señora jueza no se fundamentó de acuerdo a ley", esa fue la razón que expuso el fiscal departamental de La Paz, Williams Alave, para justificar la detención.

Comentarios