Escucha esta nota aquí

En su defensa, el juez Rafael Alcón dijo que en dos oportunidades les dijo a los investigadores que notificaran a las partes del feminicidio y muerte de Blanca Rubí Limachi Sirpa en 2013, pero no se hicieron presentes. Asimismo, declaró ser una persona de la tercera edad y no puede ser privado de su libertad.


“El incidente planteado por el señor Richard Choque Flores fue puesto a conocimiento del Ministerio Público y de la víctima”, señala la respuesta de Alcón a los investigadores la tarde de este viernes cuando fue consultado sobre si el incidente planteado por el asesino serial fue de conocimiento de la familia de la víctima.


“Yo mismo, personalmente verifiqué las notificaciones a todas las partes”, aseguró el juez.


A finales de 2019, Rafael Alcón emitió la resolución mediante la cual, Richard Choque Flores quedó con detención domiciliaria de 18 meses, pese a tener una sentencia ejecutoriada de 30 años sin derecho a indulto por el feminicidio de Blanca Rubí Limachi Sirpa, cometido en 2013. El asesino quedó en libertad y hace cinco días se supo que había asesinado a otras dos muchachas y admitió ser autor de la violación de otras numerosas víctimas.


Ahora enfrenta un proceso judicial por prevaricato y la imputación de la Fiscalía requiere una prisión por seis meses mientras dure la investigación. El  acusado dijo tener edad para ser considerado en el grupo de la tercera edad.


“Vamos a adjuntar y acreditar la documentación que demuestra que tengo familia, trabajo, domicilio y mi estado de salud. Ademas dejo claramente establecido que por mi edad estoy dentro de las regulaciones del adulto mayor, estoy asumiendo defensa”, argumentó Alcón.


El abogado de la menor Blanca Rubí Limachi Sirpa, Jhon Tapia, aseguró que nunca fue notificado con esa audiencia y desafió al juez a presentar la prueba al respecto.



Alcón dijo desconocer si hubo alguna objeción de las partes aunque no explicó por qué llevó adelante la audiencia sin su presencia.





Comentarios