Escucha esta nota aquí

Israel Campero, presidente de la Sala Constitucional Primera, aclaró este viernes que la decisión que emanó de esa instancia, de anular la clausura del año escolar, no implica que los estudiantes deban volver a las aulas.

Sería una irresponsabilidad que un tribunal de garantías atente contra la salud y la vida de nuestros niños”, explicó el juez, negando que se deban retomar las clases presenciales en medio de la pandemia del Covid-19.

Actualmente padres de familia, maestros y alumnos están en incertidumbre ante el veredicto, mientras que autoridades de la cartera de Educación anunciaron un proceso contra las autoridades judiciales que emitieron el dictamen.

El tribuno, en entrevista con radio Erbol, sostuvo que “se dispuso que el nivel central del Estado provea una política que garantice el ejercicio de este derecho, pero no el ingreso a las aulas educacionales”.

Desde mediados de marzo, cuando llegó el coronavirus al país, los estudiantes no acuden a los establecimientos. Se intentó implementar la educación virtual, pero algunos sectores de maestros protagonizaron protestas en rechazo a esa modalidad.

La decisión de dicha Sala Constitucional dispone que, en el plazo de 10 días, el Ministerio de Educación debe tener una política integral para garantizar que niños y adolescentes accedan al aprendizaje.

Consultado sobre su “cercanía” al MAS, Campero admitió haber ejercido funciones como funcionario en Diputados y la Vicepresidencia, pero, precisó que, de acuerdo con el Código Procesal Constitucional, esos antecedentes no le impiden tener su actual cargo.