Escucha esta nota aquí

La alianza política Juntos, a través de nota remitida al Tribunal Supremo Electoral (TSE), solicitó este lunes el alejamiento de al menos 60 funcionarios por posibles nexos con la manipulación dolosa de los resultados de las elecciones de 2019 y que activó el caso fraude en estrados judiciales.

El pedido de esa organización, que tercia en los comicios nacionales, señala la urgencia de garantizar un proceso transparente y democrático llevado por una entidad confiable desde el desempeño de los vocales.

Por tal motivo, con la finalidad de que existan las medidas necesarias para garantizar elecciones limpias y transparentes solicitamos la remoción de dichas personas para que sean sustituidas con personal técnico que no hubiera estado involucrado en las anuladas elecciones generales de 2019, señala la carta suscrita por el delegado alterno de Juntos, Martín Fabbri.

La nota, fechada este 31 de agosto, adjunta un listado de personal del TSE en funciones en diferentes cargos entre técnicos, profesionales y apoyo administrativo, tanto en el país como en el exterior. Juntos también exige al presidente del TSE, Salvador Romero, atender el requerimiento del Ministerio de Relaciones Exteriores en sentido de remover a todo el personal electoral en servicio exterior debido al riesgo que implica su presencia para las elecciones del 18 de octubre.

​​Respecto de la permanencia de varios funcionarios del TSE en el exterior, el cónsul general de Bolivia en Buenos Aires, Alberto Pinto, solicitó al ente electoral cambiar a siete funcionarios que trabajan de forma permanente en esa institución en Argentina. El diplomático recordó que en Argentina reside la mayor población migrante de Bolivia, cuyo padrón electoral es, inclusive, superior al del departamento de Pando. Para garantizar que las elecciones sean limpias, es pertinente que ya no estén los anteriores funcionariosseñaló. 

Al respecto, José Luis Bedregal, alto dirigente de Juntos, demandó al TSE garantizar al electorado boliviano en Argentina, especialmente en Buenos Aires, el respeto a su voto. Esos funcionarios no pueden estar nuevamente al frente del proceso electoral, donde va a estar la comunidad migrante más grande que tenemos, remarcó.

El vocero de Juntos, Edwin Herrera, señaló que la permanencia del personal investigado como servidores públicos de TSE es un riesgo para el actual proceso electoral. Queremos un Órgano Electoral confiable, si no lo hace están poniendo bajo sospecha, otra vez, el proceso electoral que es crucial para resolver la crisis política iniciada en octubre y noviembre del año pasado, apuntó Herrera.

En criterio del vocero de Juntos, de no haber una respuesta satisfactoria a su demanda en plazo administrativo de cinco días, iniciarán una cruzada junto a la población a fin de preservar la democracia. Si hay voluntad del TSE existe el tiempo para que se produzcan estas remociones, puntualizó.