Escucha esta nota aquí

La justicia cochabambina dejó en manos de la Fiscalía la detención del alcalde Manfred Reyes Villa mientras decenas de ciudadanos mantienen dos vigilias para evitar que se cumpla un “mandamiento de condena” emitido hace pocas horas en contra de la autoridad regional.

Elva Morales, portavoz del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba (TDJ), dijo que, “de acuerdo con el procedimiento”, la detención de Reyes Villa se debe cumplir “porque se trata de una sentencia ejecutoriada”.

En consecuencia, aseguró Morales en contacto con los periodistas, esta sentencia “ha sido de conocimiento del Ministerio Público, que es el encargado de dar cumplimiento a este mandamiento de condena”, insistió.

Para evitar el cumplimiento de esta condena de dos años de prisión, que además puede generar la pérdida de mandato de Reyes Villa en Cochabamba, la defensa del alcalde presentó un amparo constitucional que fue admitido en Sucre.

“En cuanto a la existencia de una acción constitucional que habría sido presentada, este tribunal no ha sido notificado y no tiene conocimiento de manera formal”, remarcó Morales.

Reyes Villa, que está en su despacho desde el lunes, se reunió este lunes con su equipo legal para evaluar los escenarios respecto a su incierto futuro jurídico.

El abogado de la autoridad edil, Ronald Pinto, explicó que el “mandamiento de condena” por el caso llamado El Sillar Alternativo “no puede cumplirse” porque el amparo fue emitido y se resolverá luego de la audiencia prevista para el 7 de octubre.

Pinto indicó que Reyes Villa “fue juzgado sin haber sido notificado”, una irregularidad que vulnera sus derechos humanos. “Estas vulneraciones de derechos también fueron comunicados a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), indicó.

Entre tanto, al menos unas 60 personas acamparon en la plaza 14 de Septiembre de Cochabamba para evitar la eventual detención del alcalde Reyes Villa. Otra vigilia se instaló en las puertas del TDJ, ubicado a dos cuadras de la plaza principal.

Los ciudadanos se movilizaron desde el lunes e instalaron varias carpas en la plaza en señal de apoyo a Reyes Villa, elegido en primera vuelta en las elecciones regionales de marzo.  

Precisamente, dos grupos se enfrentaron anoche en defensa y en contra de Reyes Villa. Unos defendían al burgomaestre y apuntaban al Movimiento Al Socialismo (MAS) de intentar derrocar a la autoridad y otros pedían la destitución del alcalde porque tiene una sentencia ejecutoriada.

La Federación de Trabajadores de la Prensa de Cochabamba anunció una querella por las agresiones que sufrieron varios periodistas durante las protestas de anoche.

El arzobispo de Cochabamba, Oscar Aparicio, visitó a los ciudadanos movilizados y luego, en contacto con los periodistas, hizo un llamado para evitar mayores conflictos.

“Ojalá que podamos poner todos de nuestra parte. Me apena que ahora prime lo político antes del servicio hacia la población, porque tenemos muchas necesidades y es tiempo de trabajar unidos”, afirmó el prelado.

Durante la mañana, otro grupo de ciudadanos también se aproximó a la Plaza 14 de septiembre para reclamar justicia por las masacres de Sacaba y Senkata, ocurridas durante la crisis política de 2019.


Comentarios