Escucha esta nota aquí

Otro hombre fuerte del MAS en Chuquisaca como es el exgobernador de ese departamento, Esteban Urquizu, se benefició con una libertad irrestricta para asumir su defensa, pero seguirá con arraigo, dentro del proceso penal por incumplimiento de deberes y abandono del cargo que derivó en su renuncia a inicios de este año.

El juez anticorrupción, Gary Bracamonte, determinó este martes levantar la detención domiciliaria para Urquizu y ordenó que se defienda en libertad dentro de este proceso que ya lleva casi un año en investigación en el Ministerio Público, por la desaparición de Urquizu con destino desconocido tras la caída del líder de su partido (MAS) y expresidente Evo Morales, en noviembre de 2019.

El exgobernador salió como héroe de la audiencia de modificación de medidas cautelares, vitoreado por sectores afines al MAS que celebraban su libertad y denunciaban supuesta persecución política.

Como pocas veces lo hacía, Urquizu habló con la prensa al ingreso y salida de la audiencia, señaló que esta fase de su vida como procesado, detenido preventivamente durante seis meses y hasta hoy con detención domiciliaria, fue un momento de reflexión personal que le permite no volver a cometer errores y anunció que tampoco buscará vengarse de sus adversarios ahora que su partido retoma el poder.

“Les demostraremos que no hicimos daño a nadie, seguiremos trabajando desde donde estemos, después de la experiencia que gané en la cárcel. Dios es grande”, aseguró.

“Las autoridades judiciales tienen que ver la parte humana, el Señor que nos acompañe, de los errores aprendemos, los errores tienen que enseñarnos. No estamos con ansias de cargos, volvemos a las bases, desde mi comunidad seguiré trabajando”, enfatizó.

Urquizu tiene otros dos procesos penales pendientes por abuso sexual contra una dirigente gremialista y por corrupción, pero negó que se haya enriquecido durante los dos periodos de gobernador tal como acusan algunos sectores. “Tengo deudas en el banco y tengo que trabajar”, remarcó.

Dijo que solicitó la revocatoria de todas las medidas cautelares dentro de este proceso, pero el juez levantó la detención domiciliaria y seguirá con la fianza de Bs 25.000 y arraigo