Escucha esta nota aquí

El Alto será la primera de las 10 ciudades del país que reactivará desde este lunes las actividades del 40% del transporte de pasajeros con el desafío de controlar 21 puntos críticos de concentración de gente, y que los minibuses no utilicen vías alternas para que los vehículos no desciendan a la ciudad de La Paz. La Alcaldía de esa urbe y la Federación  de transportistas garantizan que entre los pasajeros no estará el coronavirus.

Medios de comunicación de Lima (Perú), mostraron la semana pasada tras una flexibilización del transporte, paradas y buses abarrotados, personas que se empujaban por ingresar a los vehículos sin respetar el distanciamiento o iban parados.

La Alcaldesa Soledad Chapetón sostuvo el sábado una reunión de coordinación con su colega paceño Luis Revilla y los comandantes de la Policía y las FFAA con el objetivo de afinar el operativo de control. El servicio será desde las 5:00 de la madrugada hasta las 14:00, los choferes que tengan la terminación de sus placas con el 1, 2, 3 y 4; el martes 5, 6, 7 y 8; miércoles 9, 0, 1 y 2; jueves 3, 4, 5 y 6 y viertes 7, 8, 9 y 0. Los fines de semana no habrá servicio.

El secretario municipal de Movilidad Urbana de la Alcaldía, Fernando Flores, confía que esto se cumplirá de forma estricta, porque se llevó adelante un proceso de reuniones, con la dirigencia, de tres semanas. “Ya en sectores alejados como los distritos 7, 14, 8, los minibuseros empezaron a romper la cuarentena. Por eso es que abrimos la flexibilización tomando en cuenta las medidas de bioseguridad. Hemos identificado al menos 21 puntos críticos donde hay mayor concentración de personas para embarcarse a los vehículos”, manifestó.

En esos puntos estará desplegada la guardia municipal, los policías y los militares, con mayor incidencia, como personal operativo de la secretaría. 

En todo caso, a los infractores se los sancionará con detenciones, multas y con el decomiso de placas de seguridad. 

El funcionario garantizó además que en eso colaborará la dirigencia de la federación y de las juntas vecinales. En la estrategia, se manejan cuatro escenarios. “Desde mañana circulará el 40% del parque automotor. Podemos retroceder a habilitar sólo el 20%, dos dígitos de placas por día, o incluso la suspensión del servicio si es que aumentan los casos o se disparan. Mientras, que si va bien, tras una evaluación podríamos habilitar el 50% del parque automotor, placas pares e impares”, indicó.

Víctor Tarqui, ejecutivo de la Federación de Transportistas Andina, el único sindicato que funciona en El Alto, dijo que no siente la carga de la responsabilidad de volver a las calles y que se disparen los contagios. “Estamos muy de acuerdo en que la salud es lo primero, el tema de los contagios no tiene que ocurrir. Cuánto quisiéramos estar en nuestras casitas, pero lamentablemente ya no hay platita, y debemos asumir esta determinación con todas las medidas de bioseguridad”, dijo.

Garantiza que el control lo hará la Alcaldía, la Policía, los militares, “pero nosotros también realizaremos todos los días una labor de inspectoría sindical para evitar malos compañeros. Los comerciantes, y otros sectores ya salieron a trabajar, nos sentimos rezagados”, afirmó.

Admitió que en los últimos días, grupos de minibuses “no sé de dónde, porque no son nuestros afiliados, vinieron a hacer estragos. Metieron hasta 19 pasajeros y nadie usaba barbijo. Eso no lo vamos a permitir. Mañana demostraremos que se puede poner orden, minimizando los riesgos”, indicó.