Escucha esta nota aquí

La Central Obrera Boliviana augura que se vienen días difíciles para la clase trabajadora por la crisis que dejará la pandemia del coronavirus. Los empleos están en riesgo, se adelantó desde el ente sindical.

Este miércoles, plantearon realizar una cumbre social por la salud, la vida y por la reactivación económica en el país. Se adelantó que en la cita, se tratarán propuestas para elevar al Ejecutivo y así definir una nueva línea de trabajo, una vez concluya el confinamiento.

Juan Carlos Huarachi, secretario ejecutivo de la COB, ve con preocupación y asume una posición de responsabilidad, al "hacer conocer a nuestros gobernantes los despidos masivos que se darán por efectos de la cuarentena". 

El tema no solo pasa por la vulneración de los derechos laborales y constitucionales que tiene cada trabajador, dice Huarachi, sino también por un compromiso del empleador de garantizar las medidas de bioseguridad para que el obrero pueda retornar a sus funciones.

Esperan invitación

Sobre la cumbre, Huarachi no precisó la fecha, pero también deslizó el hecho de que, de parte del Gobierno, no han recibido ninguna invitación para tratar temas referentes a las recientes normas aprobadas como el decreto del uso de transgénicos y el diferimiento del pago de créditos.