Escucha esta nota aquí

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) trabajó en tres dimensiones con el objetivo de consolidar el padrón de votantes. Un primer punto fue la inclusión de jóvenes electores; la actualización de registros, lo que incluye cambios de domicilio, personas que regresaron al país y los ciudadanos que se trasladaron a otros departamentos.

También se produjo la depuración de los fallecidos y observados. El ente electoral presentará los resultados de toda la labor de saneamiento el 15 de septiembre. Sin embargo, todavía existen dudas en algunos sectores del país.

El presidente del TSE, Salvador Romero, garantizó que el padrón electoral llegará a los comicios del 18 de octubre totalmente saneado y presentará una consistencia que certificará transparencia en el proceso. 

La autoridad electoral recalcó que la Organización de Estados Americanos (OEA) verificó el registro de votantes y que esta entidad internacional encontró “índices elevados de consistencia”. Además, el TSE cumplió con las recomendaciones que lanzó el organismo multilateral.

“Este saneamiento tuvo tres dimensiones. La primera, la de la inclusión, que permitió incorporar a los jóvenes, incluso a los que van a cumplir 18 años el 18 de octubre. Luego está la dimensión de actualización, que permitió tener el registro actualizado de las personas que cambiaron de domicilio. 

Esta opción se abrió, incluso, a las personas que regresaron al país en el tiempo de la pandemia o aquellas que cambiaron de departamento. Finalmente, la tercera dimensión fue la depuración. Se depuró a los fallecidos a través de dos mecanismos, por un lado, cruzando la base del registro civil con la del padrón electoral, pero también fue un proceso que se abrió con la sociedad, ya que se permitió a que las personas informaran sobre sus familiares fallecidos”, indicó Romero.

Además, la autoridad electoral afirmó que con el fin de garantizar la transparencia del padrón se creó el Laboratorio de Integridad Electoral, instancia que funciona de manera permanente en dependencias del Servicio de Registro Cívico (Sereci), en La Paz, y en oficinas de los tribunales electorales departamentales en las nueve regiones. Romero dijo que las personas e instituciones interesadas accederán a una demostración del registro de huellas dactilares y la biometría facial de cada ciudadano, medidas que garantizan el registro único de cada votante en el padrón.

Los resultados finales del saneamiento del padrón electoral se conocerán el 15 de septiembre. Hasta el martes se podía presentar solicitudes de rehabilitación en el padrón electoral y declaraciones juradas para la depuración de un familiar fallecido en el registro de votantes. En estos días, el TSE trabaja en la inclusión de datos obtenidos para terminar en la consolidación del padrón.

Lo dijo la OEA

La OEA, cuando realizó la auditoría al padrón en 2017, levantó cinco observaciones para que el ente electoral las pueda subsanar. Uno de los problemas consistía en la modernización de las plataformas de registro, que, aunque se maneja el mismo sistema, se cumplió con la actualización de los registros, ya que se permitió inscribir a personas que cambiaron de domicilio, que retornaron al país o que se trasladaron a radicar a otro departamento.

Las cinco recomendaciones de la OEA son: el acompañamiento de las organizaciones políticas en el proceso de conformación del padrón electoral; el desarrollo de la plataforma tecnológica del proceso de empadronamiento en los equipos y el software con el fin de mejorar su funcionamiento; mejorar las prácticas ciudadanas y los mecanismos de inclusión y accesibilidad para el empadronamiento, tomando en cuenta a los pueblos indígenas en mejoras del proceso de su auto identificación al momento del registro; la necesidad de fortalecer los lazos institucionales de intercambio de información con el Servicio General de Identificación Personal (Segip); y un registro permanente para facilitar la inscripción de los ciudadanos en todo momento.

En una primera instancia se tenía programada las elecciones generales para el 3 de mayo. Debido a la pandemia de coronavirus la fecha de los comicios se fue postergando llegando al 18 de octubre como día “inamovible” de votación. El padrón se había abierto para los comicios de mayo y se tenía más de 20.000 personas fallecidas del registro.

El experto en temas electorales Paúl Antonio Coca afirmó que este proceso se desarrollará “lamentablemente” con un padrón electoral cuestionado y falto de credibilidad. El analista consideró que el TSE debe dar certeza de que continúa la depuración de personas fallecidas del padrón, ya que la primera cifra que se manejó -20.000 depurados- puede cambiar el destino de la votación, ya que ese número se aplica para elegir a un diputado.

“La OEA estableció una serie de tareas que tenía que encarar el TSE, pero que no se cumplió esta tarea. Era importante contar con un registro saneado para este proceso electoral que se avecina para garantizar la confiabilidad de las elecciones (…) El Tribunal Supremo Electoral (TSE) está obligado a hacer una depuración permanente. Tiene que demostrar que habrá una depuración desde mayo a octubre, ya que fue en mayo cuando anunció que había al menos 20.000 personas depuradas por haber fallecido”, remarcó Coca.

La visión política

Parte del aparato político del país lanzó algunas dudas sobre el saneamiento al padrón electoral. El candidato a la Vicepresidencia por la alianza Creemos, Marco Pumari, pidió al ente electoral “transparentar” el registro de votantes y consideró que si sigue trabajando en el TSE el personal que “ayudó” a materializar el “fraude” del año pasado no habrá confianza en la lista de electores.

“No sabemos qué hicieron. La información es escasa. Sabemos que abrieron el padrón y que varias personas se inscribieron, pero no sabemos qué se hizo, por ejemplo, con las cedulas de identidad clonadas, con los muchos fallecidos que votaron el año pasado. Hay incertidumbre sobre el trabajo que se está realizando con el padrón”, afirmó Pumari.

Mientras, el postulante presidencial del Frente Para la Victoria (FPV), Chi Hyun Chung, aseguró que existe “al menos un millón y medio votos irregulares” y pidió ser parte de una revisión del padrón electoral junto a organismos internacionales.

“La depuración del padrón electoral debe ser transparente, debe ser permanente, ya que existe al menos un millón y medio de votos irregulares. Ellos (TSE) dicen que lo han limpiado, pero nosotros queremos ser parte de esa revisión y que vengan organismos internacionales para que den su veredicto sobre si el padrón electoral fue limpiado correctamente”, dijo Hyun Chung.