Escucha esta nota aquí

El actual escenario electoral, según las encuestas de intención de voto, plantea una pugna entre el Movimiento Al Socialismo (MAS) y otras cuatro fuerzas políticas antimasistas que se disputan cerca del 40% de la votación. Esta dispersión, a decir de tres expertos, abre la posibilidad para que el partido de Evo Morales gane las próximas elecciones y reasuma la Presidencia del país.

La última encuesta presentada el domingo por la empresa CiesMori muestra al candidato del MAS, Luis Arce, liderando la intención de voto con el 26,2% en todo el país. Es seguido por el postulante de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa (17,1%); la presidenta y aspirante por la agrupación Juntos, Jeanine Áñez (10,4%), y Luis Fernando Camacho, de Creemos (6,9%).

En criterio del exdiputado Guido Áñez, el MAS ha perdido alrededor de un millón de votos, si se compara los resultados del último estudio electoral con los sufragios que obtuvo el entonces partido oficialista en los comicios de octubre de 2019, pero se mantiene como el principal aspirante a ganar la elección. Una cantidad similar deja de percibir Mesa, pero esas pérdidas no son aprovechadas por ninguno de los otros candidatos en carrera por la Presidencia.

"Esto significa que no hay fenómenos electorales ni los aspirantes a la Presidencia han logrado enamorar a los ciudadanos. Los bolivianos están decepcionados del MAS, pero no deciden por quién votar este 18 de octubre", señaló Áñez, que se encuentra con refugio político en Estados Unidos desde hace más de una década.

De acuerdo con los resultados de la encuesta de CiesMori, hasta el 3 de septiembre el 16,6% de los ciudadanos estaban indecisos, un 6,1% mantuvo en secreto su voto, otro 6,6% dijo que sufragaría en blanco y el 2,7 dijo que anularía su voto.

A decir del exlegislador, en el actual escenario el MAS se encuentra en ventaja porque es el único que cuenta con estructura partidaria, con identidad y con capacidad de movilización. "Los otros candidatos son más comerciales que ideológicos", afirmó Áñez.

Tres niveles

El politólogo y docente universitario Luis Andia asegura que el actual proceso electoral se ubica en tres niveles. El primero sería entre el MAS contra los candidatos anti MAS; el segundo está conformado por la pugna que mantienen Carlos Mesa y Jeanine Áñez por acudir a un balotage con Luis Arce; mientras que la tercera se concentra en los nichos regionales.

Según el politólogo, los tres escenarios representan una ventaja para el MAS, aún cuando el partido de Evo Morales ha perdido respaldo en sectores de la clase media y en los profesionales a consecuencia de los bloqueos de caminos para evitar el ingreso de oxígeno a los hospitales y por las denuncias que existen en contra del ex presidente.

En esta etapa del proceso y a 40 días de las elecciones, no se vislumbra una candidatura que pueda evitar el regreso del MAS al Palacio Quemado, opinó el politólogo José Orlando Peralta.

Aseguró que la irrupción de Camacho en este proceso electoral provoca una disputa entre tres candidatos por los votos en Santa Cruz, que en caso de mantenerse la tendencia provocará la dispersión entre Creemos, Juntos y Comunidad Ciudadana, que favorecerá al MAS.

"Lamentablemente las personas intentan sustituir a las estructuras partidarias y así no se podrá reconstruir un sistema político sólido en el país", remató Guido Áñez.