Escucha esta nota aquí

Un joven campesino de 22 años falleció este martes en Potosí en medio de las protestas contra la llamada “Ley madre y el gobernador de ese departamento, Jhonny Mamani, declaró "duelo departamental" y anunció que "todas las actividades cívicas previstas fueron suspendidas".

"Hemos declarado un duelo departamental y nuestra intención en ningún momento es alentar la violencia. Nos queremos sumar a esta intención de pacificar", declaró la autoridad en contacto con el canal estatal Bolivia Tv.

La persona que perdió la vida, según el presidente del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Juan Carlos Manuel, tenía 22 años. "
Se atragantó con su coca, seguramente en los correteos. No tiene signos de violencia, yo lamento mucho que haya un fallecido de parte de nuestros hermanos campesinos”, dijo el dirigente.

"Lamentamos el fallecimiento de una persona durante las protestas de esta jornada en Potosí; pedimos al Ministerio Público una inmediata investigación para esclarecer este hecho. Asimismo, condenamos la violencia registrada y la retención de personas por parte de civiles. Llamamos a deponer los enfrentamientos", señala el comunicado de la Defensoría del Pueblo, emitido tras ese suceso. 

Además, hay un joven universitario que fue herido de gravedad. Sufrió un golpe en la cabeza y su diagnóstico es reservado. Los afectados fueron trasladados a la clínica CIES de Potosí donde fueron atendidos de emergencia. Un médico de ese centro de salud señaló a medios locales que esperaban la llegada de representantes de la Fiscalía y la Policía.

El gobernador Mamani, elegido por el Movimiento Al Socialismo (MAS), señaló que no se pronunciará hasta que exista un reporte oficial sobre las causas de la muerte por parte del Ministerio Público.

La violencia en Potosí estalló el lunes, cuando decenas de campesinos llegaron en varios autobuses hasta la capital. Ellos instalaron una vigilia en la plaza 10 de Noviembre y la Policía cerró los accesos a ese centro cívico de la ciudad y decenas de estudiantes protestaron hasta que este martes lograron ingresar a la plaza, tras la resistencia policial.

En los alrededores del centro histórico de Potosí también se produjeron enfrentamientos entre campesinos que llegaron para desactivar los bloqueos y vecinos que decidieron acatar el paro multisectorial indefinido. Medios locales reportaron al menos 15 heridos, la mayoría de ellos policontusos, que fueron evacuados a varios centros de salud.

Manuel anunció que este miércoles se movilizarán “desde los cuatro puntos cardinales” para exigir al gobernador Mamani  “que no avive la confrontación trasladando campesinos de las provincias”.

El lunes, la autoridad departamental negó cualquier vinculación con los campesinos movilizados, pero varios asambleístas de oposición denunciaron que funcionarios de la Gobernación asistieron a los comunarios. Este martes, el gobernador se trasladó a las provincias y no asistió al desfile militar que se desarrolló en medio de la tensión.

Juan Téllez, asesor estratégico de la Gobernación, señaló que “movilizaciones políticas empañaron los actos cívicos de la Revolución del 10 de noviembre de 1810”. Señaló que las autoridades nacionales participarán de la celebración.

No obstante, la Asamblea Legislativa Departamental dejó sin efecto la sesión de honor en homenaje a los 211 años de la efeméride libertaria de esa región y para este miércoles se prevén actos y entregas de obras en alguna de las provincias del departamento.

El asambleísta Reynaldo Romana Monzón, de la opositora Pan-Bol, señaló que existen varias denuncias de ciudadanos que señalan a funcionarios de la Gobernación y legisladores regionales del MAS por haber alentado los enfrentamientos.

“Esta gente del área rural son trajinados, por algunos pesos vienen”, señaló al respecto el presidente de Comcipo, quien también lamentó las acciones de la Policía que entre el lunes y este martes actuó con gases y avivó la violencia contra la ciudadanía que se movilizó contra la Ley 1386.

Más temprano, la defensora del pueblo, Nadia Cruz, señaló que existe preocupación por “la escalada de violencia” que se registró este martes en Potosí y varias ciudades capitales.

“Estamos viendo la posibilidad de que se hagan mesas de diálogo regionalizadas”, afirmó Cruz, mientras que las autoridades del Gobierno y del MAS defendieron las acciones de las fuerza del orden sin abrir un resquicio en favor de una eventual negociación.  

Los cívicos potosinos, en un pronunciamiento divulgado este martes, pidieron al presidente Luis Arce que no llegue a la capital porque “no existen obras ni nada que festejar”.  Exigieron que el Gobierno cumpla con la “deuda histórica” que tiene que ver con la construcción de un aeropuerto y la fábrica de cemento.

Comentarios