Escucha esta nota aquí

Patricia Hermosa, exjefa de gabinete de Evo Morales, recibió en las últimas horas detención domiciliaria, tras seis meses de permanecer detenida de forma preventiva en la cárcel de Obrajes de La Paz.

La decisión fue asumida por el juzgado décimo de instrucción cautelar de la sede de Gobierno, que fijó una fianza de 70.000 bolivianos para que la mujer se beneficie con las medidas sustitutivas.

Hermosa permanecía en el penal paceño desde febrero de esta gestión, tras haber sido aprehendida por llamadas que sostuvo con el expresidente Morales, Juan Ramón Quintana y el dirigente Andrónico Rodríguez, entre el 11 y el 25 de noviembre, cuando hubo convulsión social, después de las elecciones del 20 de octubre.

La abogada es procesada por la presunta comisión de los delitos de terrorismo, sedición y financiamiento al terrorismo, en grado de complicidad. Cuando fue detenida tenía en su poder documentos del líder cocalero.

En su momento, la defensora del Pueblo, Nadia Cruz, solicitó su liberación, porque, a su juicio, “es víctima de una aprehensión ilegal y persecución política y que sufre violencia de género”, después de conocerse que perdió su embarazo en la cárcel.

Mientras que desde el Gobierno se observó que Hermosa acompañara a Morales en varios viajes internacionales en el avión presidencial, uno de ellos a Punta Cana (República Dominicana).