Escucha esta nota aquí

Alrededor de las 17:00 de este miércoles, se reportó que la expresidenta Jeanine Áñez sufrió una descompensación debido a la presión alta que padece. Su abogada, Norka Cuéllar, informó a EL DEBER que la exautoridad había sido sacada de la cárcel paceña de Obrajes y trasladada de emergencia a la Clínica del Sur, ubicada a pocas cuadras del centro penitenciario. 

Sin embargo, se confirmó que Áñez, pese a las gestiones de los juristas que la defienden, continúa en prisión y que la ambulancia que fue a recogerla abandonó el penal de Obrajes.

Carolina Ribera Áñez dijo que no ha podido ver a su madre desde que fue aprehendida y que esta tarde, a las 16:00, llegó a Obrajes, pero que solo su abogada pudo ingresar y fue quien corroboró el delicado estado salud de la expresidenta. Sin embargo, pese a las gestiones -hasta las 19:30- no habían logrado que sea trasladada a un centro médico.

Hace dos días, el pasado lunes, la jueza cautelar Regina Santa Cruz determinó detención preventiva de cuatro meses para Áñez en la cárcel de Obrajes y para sus exministros Álvaro Coimbra y Rodrigo Guzmán lo mismo, pero en el penal de San Pedro. Se los acusa de la presunta comisión de los delitos de terrorismo, sedición y conspiración.

En aquella oportunidad la expresidenta señaló que, como lo había denunciado, “el MAS decide y el sistema judicial obedece: me envían cuatro meses detenida para esperar el juicio por un “golpe” que nunca ocurrió. Desde aquí llamo a Bolivia a tener fe y esperanza. Un día, entre todos, levantaremos una Bolivia mejor”.

Por su lado, el ministro de Justicia, Iván Lima, sostuvo que los cuatro meses serán solo un período de tiempo que se le dará al Ministerio Público para exigirle celeridad en la indagación.

Comentarios