Escucha esta nota aquí

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Santa Cruz, Felcc, coronel Rubén Barrientos, consideró que la información que circuló en redes sociales de manera insistente en estos dos últimos días con el rótulo de “ola de secuestros y trata de personas sacude a Santa Cruz”, es totalmente irresponsable y falsa.

Barrientos calificó como una falta de objetividad, consideración y respeto a la sociedad cruceña y boliviana una información que busca alarmar. El jefe policial señaló que el secuestro tiene su propia característica y no se puede mezclar con trata de persona porque son conceptos totalmente diferentes. 

Detalló que, por ejemplo, en Santa Cruz este mes la Felcc tiene registrados 35 casos de gente que hace conocer la ausencia de sus familiares, que ni siquiera formaliza denuncia de desaparición. De esos 35 casos, 31 fueron resueltos, significa que los ausentes aparecieron y volvieron a sus hogares. Solo cuatro casos están pendientes, pero no se ha reportado una desaparición definitiva.

A su turno, el Ministerio de Gobierno hizo circular un comunicado en el que aclara que, en octubre, 110 personas, entre 0 a 17 años, fueron reportadas como desaparecidas, sin embargo 88 menores ya fueron encontrados y devueltos a sus hogares. "El resto está en proceso de investigación", detalla la nota.

Se hace notar que el principal motivo de las desapariciones en el hogar se dan por problemas familiares o de tipo sentimental. Por ello, se exhorta a los padres de familia a promover espacios de unidad y confianza para evitar este tipo de situaciones.

Barrientos aseguró que el mayor índice de personas que se ausentan se registra entre adolescentes, de 16 años en adelante y personas adultas o de la tercera edad por motivos de enfermedad. El jefe policial detalló que hay un protocolo en la Felcc para iniciar investigaciones, pues primero deben pasar por lo menos 24 horas para activar las pesquisas de posibles desapariciones de persona.

La Felcc también ha reportado casos de trata pero es de personas que vienen desde Haití, vía Chile, para pasar a Brasil, pero estos hechos tienen otra connotación. 

Según Barrientos ahora se tiene oficinas con todos los medios y 14 oficiales policías especializados para realizar indagaciones en estos casos. 

Por último recomendó especialmente a los padres a tener mayor comunicación y cuidado con sus hijos para evitar que abandonen sus domicilios y generen incertidumbre, aunque en la mayoría de los casos aparecen sanos y salvos.