Escucha esta nota aquí

Una llamada de auxilio desde Beni activó todo. Luego surgió una convocatoria entre un grupo de médicos a través de la red social WhatsApp. La pregunta fue concreta, ¿quién está dispuesto a dejarlo todo e ir a la primera línea de guerra contra el coronavirus en Trinidad? El viernes se lanzó el llamado, el sábado en la noche se conformó el grupo de 20 profesionales, y el lunes partieron al campo de batalla.

Kurt Paulsen Sandi (pediatra), Jorge Salazar (pediatra intensivista), Patricia Callispieris (pediatra ortopedista), Patricia Almanza (anestesióloga), Arturo Ajata (internista), Lourdes Escalera (internista), Augusto Cordero (pediatra infectólogo), además de un epidemiólogo, cinco médicos generales y licenciadas en enfermería conforman el equipo que se completa con personal del ministerio de Salud.

Uno de los artífices, el doctor Paulsen, relató a EL DEBER que recibió una llamada de un colega de Beni. “Se puso a llorar en plena comunicación. Me contó que estaba tres días de guardia, que ya no soportaba. Dijo que acababa de morir un colega suyo, varios otros se contagiaron. ‘Estamos estresados, cansados, no tenemos insumos, no tenemos bioseguridad’, nunca olvidaré esa charla”, recordó.

Ese desgarrador pedido de ayuda lo conmovió mucho. En principio le prometió a su colega en la capital beniana que haría una campaña en La Paz para recolectar equipos y mandarlos. “Hablé con otro colega cercano y ahí surgió el desafío: ‘¿vamos?’, y los dos dijimos al mismo tiempo: ‘Vamos’”.

Ellos tienen un grupo de WhatsApp en el que cultivan amistad y comparten conocimiento entre médicos. En ese ámbito plantearon la idea de hacer este trabajo, que “es absolutamente voluntario” y por el que obviamente no cobrarán ni un centavo.

El viernes en la noche se realizó la propuesta, el sábado ya teníamos a todos los profesionales y el lunes a las 9:00 de la mañana ya estábamos volando a Trinidad”. Otras personas, que no pudieron acompañarlos, ofrecieron apoyar con barbijos y con dinero para comprar lo necesario. “En un solo fin de semana, esto se viralizó y el Sedes nos convocó, nos ofreció el vuelo. El Sedes de Beni nos ofreció la alimentación y el hotel, estábamos dispuestos a llegar donde se pueda, pensábamos en las instalaciones de un colegio”.

El equipo trabaja allá desde el lunes. “El plan es estar entre 10 y 14 días”. El doctor Paulsen tiene a su cargo a sus tres hijos, de 24, 16 y 13 años, y los dejó solos en casa para partir a “la guerra”, justo el día de su cumpleaños. “Es muy duro, pero es nuestra vocación, y no solo lo digo por nosotros. Yo le comento que en este momento estoy trabajando con dos médicos de aquí, que han dado positivo al coronavirus, pero por la gravedad de la situación han decidido seguir y no abandonar su puesto”.

Las redes sociales se llenaron de elogios a los galenos que viajaron. “De algo que comenzó tan chico, realmente ha crecido demasiado. La gente nos ha recibido con mucho cariño, el encuentro de los colegas fue muy emocionante. Hay muchas necesidades”.

Todos los galenos de la delegación, tienen una certeza que la resume el doctor Paulsen: “Nos hemos venido a la guerra misma, estamos en primera línea. El epicentro del covid-19 está acá, es muy duro. Y vuelvo a ver a mis dos colegas infectados, qué más entrega y valentía que esa. Que dieron positivo y siguen trabajando, fueron heridos en la batalla pero se mantienen en combate. Solamente Dios nos protegerá”.

El pediatra describe que el encuentro con aquel colega que le pidió ayuda por teléfono la semana pasada fue muy especial. “Como cuando te encuentras con tu hermano después de mucho tiempo. Lo que estamos pasando nos une mucho”.

Oswaldo William Bravo Vargas, Jefe de Unidad de Gestión de Riesgo del Ministerio de Salud, también viajó con la delegación y se encarga de coordinar la logística. Destacó el trabajo conjunto con el Sedes La Paz, Sedes Beni y este grupo de especialistas. “La disposición de todos ellos es impresionante. En estos momentos es cuando uno ve cuánto aman su profesión. Buscamos hacer una evaluación real in situ. Los especialistas manejarán y actualizarán protocolos. La situación es muy compleja, casi el 50% del personal de salud de Trinidad o está con baja o en cuarentena”.

El entrevistado dejó a su familia en Santa Cruz, tiene tres hijos de 18, ocho y dos años. “La menor es la que más me extraña, nos comunicamos y los veo por videollamadas. Trabajo en La Paz y con esta emergencia hace más de un mes que no los veo”.

Mientras tanto, el director del Sedes del Beni, Erick Vallejos, detalló que apenas llegó la delegación procedente de La Paz, tuvieron una reunión de coordinación en el Colegio Médico, e inmediatamente después fueron repartidos en cuatro hospitales: El Germán Busch, el Centinela, el Materno Infantil y en el Central. “Si existe la necesidad, en cualquier establecimiento sanitario. Vienen a reforzar la atención ante la alta demanda”.