Escucha esta nota aquí

Una respuesta de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) a un requerimiento de la Fiscalía aclara que en las reuniones de pacificación que tuvieron lugar en 2019 no se habló de conspiración ni terrorismo.

Los encuentros tuvieron lugar entre el 10 y el 12 de noviembre de 2019, en ambientes de la Universidad Católica de Bolivia (UCB) de la ciudad de La Paz, en medio de la crisis social que vivía el país y luego de la renuncia de Evo Morales.

El documento, al que tuvo acceso EL DEBER, indica que no existen actas con los resultados de los encuentros, tampoco un registro de los participantes, aunque se especifica que por parte de la Iglesia fueron delegados tres obispos y un sacerdote para facilitar el diálogo y se enfatiza que en las citas no estuvo presente la expresidenta Jeanine Áñez.

El Ministerio Público solicitó al clero “informar si en el marco de estas reuniones se conspiró contra el exmandatario del Estado”, si tenía como finalidad incurrir en hechos de “sedición” o si se habló de “cometer o planificar actos terroristas”.

El documento:

La respuesta de la Conferencia Episcopal en todos los casos es que las reuniones tenían como único fin “lograr la pacificación y bienestar de Bolivia”, negando enfáticamente que se hubiera incurrido en alguno de los tipos penales mencionados.

Junto al memorial, la Iglesia adjuntó una copia legalizada del comunicado “la falsedad genera injusticia, la verdad les hará libres”, de fecha 19 de marzo, en el que se explican los motivos de las reuniones y un disco con la grabación en la que se leyó ese pronunciamiento.

Cabe señalar que la Fiscalía indaga presuntos hechos de terrorismo, sedición y conspiración dentro del caso de supuesto “golpe de Estado”, iniciado a denuncia de la exdiputada del MAS, Lidia Patty, y que involucra a Áñez, sus exministros, exjefes militares y policiales y otros actores políticos.

Comentarios