Escucha esta nota aquí

La Paz ingresa a una “fase crítica”, según afirmó esta jornada el ministro de Obras Públicas, Iván Arias. Se dispuso restringir el uso de su cementerio general, ante el temor de un colapso por los decesos ocasionados por el Covid-19.

Durante un recorrido por el hospital del sur de El Alto, que debería ser entregado la siguiente semana, el delegado presidencial para la sede de Gobierno dijo que hasta el 5 de agosto se llegarían a unos 12.000 casos en el departamento, anticipando que en el pico más alto existirían 130.000 a escala nacional.

“Vamos a aliviar mucho con este hospital, 30 unidades de terapia intensiva, con posibilidad de llegar a 60, capacidad de internación de 100, con la posibilidad de llegar a 200 (…) Vamos a volver a la política de vaso lleno, se llena un centro y vamos a otro”, agregó.

Esta jornada en la reunión del Comité de Operaciones de Emergencias Departamental (COED) se determinó, además de suspender actividades cuatro días, de jueves a domingo de la siguiente semana, restringir el uso del cementerio general.

“Estamos poco a poco incrementando la cantidad de entierros y de fallecidos y esto nos está generando preocupación, por lo tanto, se ha determinado que a partir de ahora se van a restringir los entierros de personas que no viven en la ciudad de La Paz, porque buena parte de los entierros que hemos tenido en semanas anteriores provienen de provincias o de la ciudad de El Alto”, dijo el alcalde Luis Revilla.

La Paz pasó a ser la segunda región con más casos de coronavirus, solo por debajo de Santa Cruz. Antes estaba cuarta, pero superó a Beni y Cochabamba. Actualmente acumula 5.376 contagios, 114 decesos, y 433 recuperados.