Escucha esta nota aquí

La Paz sufre por la carencia de oxígeno. El alcalde Luis Revilla afirmó que esa es la razón por la que todavía no fueron habilitados el hospital del Sur y un ala del hospital de Clínicas para atender a pacientes con Covid-19.

Revilla informó que se toman previsiones ante la posible existencia de más decesos por la pandemia, por lo que se supervisa la existencia de hornos crematorios portátiles y se analiza la habilitación de otros cementerios adicionales.

También se coordina con diferentes sectores, como gremiales, comerciantes de mercados y choferes, el retorno a la cuarentena rígida, que, según el comité científico, debe ser por el lapso mínimo de dos semanas para cortar la ola de contagios que se registra actualmente.

Los hospitales exclusivos para Covid-19 han llegado ya a su límite, por eso estamos urgidos en que se habilite el hospital del Sur y un ala del hospital de Clínicas, una vez que se resuelva la falta de provisión oxígeno en la ciudad, esperemos que se habiliten esos dos espacios”, dijo la autoridad en entrevista con RTP.

Revilla admitió la imperiosa necesidad de retornar al confinamiento total para que el sistema de salud pueda reorganizarse, debido a que los nosocomios municipales de La Portada y Cotahuma están saturados, al igual que otros centros médicos habilitados para atender exclusivamente a infectados con Covid-19.

El burgomaestre ratificó que la cuarentena rígida servirá para cortar los contagios, pero también para que se realice un rastrillaje masivo y se entreguen 100.000 kits de medicamentos para que las familias puedan combatir el mal, anticipando que “en el curso de las siguientes horas ya vamos a poder establecer la fecha” del retorno a la cuarentena rígida.