Escucha esta nota aquí

La presidenta Jeanine Áñez anunció este jueves que instruyó una auditoría a todos los procesos de compras para el área de salud realizados durante su gestión, ante el escándalo que estalló por el presunto sobreprecio en la adquisición de 170 respiradores españoles.

Mediante un mensaje audiovisual, la mandataria ratificó que se evitará que el Estado pierda dinero en el pago por los equipos y anunció que las futuras contrataciones serán públicas, con el control de usuarios de redes sociales.

La autoridad ratificó que no tolerará hechos irregulares en su administración, enfatizando que serán sancionadas las personas involucradas en los hechos. “No me temblará la mano, seré firme y dura frente a los corruptos y casos de corrupción”, dijo.

Declaraciones de la jefa de Estado:


En la víspera fueron aprehendidos cinco personeros, tres del Ministerio de Salud, entre ellos su extitular, Marcelo Navajas, y dos asesoras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), instancia que se encargó de financiar la compra y traslado de los respiradores.

La polémica estalló por el pago de unos $us 28.000 por cada equipo, cuando su costo real oscila entre los $us 6.500 a 8.000. Se instruyó que se suspenda el pago del resto del contrato y una de las empresas intermediarias advirtió con no entregar los accesorios ni actualizar el software, por lo que el Gobierno busca una conciliación.